Viuda de tres

Alicia era de esas mujeres tan rígidas en el cumplimiento de las normas de la sociedad que para acudir a la fiesta del amor con un hombre tenía que casarse ante el representante de los hombres, primero, y, segundo, en la iglesia ante el representante del mismísimo Dios.

| 30 junio 2012 12:06 AM | Columnistas y Colaboradores | 692 Lecturas
692

Se había casado a los 18 años de edad poco después de sacar su DNI con el abogado de la cuadra que la esperó, desde que ella ingresó al colegio secundario, sin pedirle nada de pruebas ni adelantos de amor antes de las bodas de reglamento.

Fueron una pareja hermosa y vivieron juntos durante 10 años sin hijos por acuerdo de los dos hasta que el esposo murió en extrañas circunstancias cuando intentó poner paños fríos en un altercado de dos pandillas juveniles en el barrio.

Alicia se quedó viuda por primera vez y no salió con otro hombre en cinco años ni siquiera como amigos hasta que apareció un viudo de cincuenta años en el barrio que la deslumbró desde el primer saludo. Se casó con él por las dos instancias de reglamento cuando tenía 35 años de edad.

Todo era felicidad hasta que se enteró que su segundo marido no podía tener hijos que ella ya quería disfrutarlos. Por esa razón los pleitos se hicieron cada vez más grandes pero cuando la cosa se había arreglado ya, el esposo murió de un fulminante ataque al corazón la tarde de un verano cuando celebraba con su esposa el aniversario número cinco de la boda.

Alicia se quedó otra vez viuda a los 40 años de edad y la tristeza por los dos maridos muertos la empujó a un increíble deseo de tener un hijo. A los 44 años de edad, se enamoró de un joven hermoso de 30 años y fue ella quien le propuso y pagó los gastos de las bodas. Los dos querían tener un hijo, pero esta vez ella ya no podía. Alicia se encerró entonces en una depresión horrible y solo la muerte de su tercer marido en un accidente de tránsito le hizo ver la vida de otra manera.

Decidió no casarse nunca más por el temor de que el nuevo esposo se le muera como los otros y amó de una manera libertina, en secreto y en todas las formas a todos los hombres del barrio y de su trabajo que siempre han hecho cola para estar con ella pero que nunca lograron nada. Alicia murió a los 78 años de edad y una de sus amigas más cercanas me contó que en su cuaderno de amores había anotado después de los nombres de sus tres maridos muertos a 300 hombres con quienes fue a la fiesta del amor saltando los trámites de las bodas de reglamento.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com

Deje un comentario

Loading...