Venezuela jugó muy mal

La victoria de Perú sobre Venezuela por el momento significa que no estamos muertos en esta eliminatoria. Debo confesar que pensé en una derrota. Del Solar armó un seleccionado a retazos. Parchando lo que se podía cubrir. No interesaban las cualidades técnicas en los jugadores. La prioridad era morir al pie del cañón. Atrincherarse con las pocas municiones que restaban esperando al enemigo.

Por Diario La Primera | 08 set 2008 |    

De nada vale que Pizarro, Farfán, Guerrero, Mariño o Acasiete sean peruanos, cuando por uno y otro motivo no quieren o pueden jugar. Porque prefieren salvar su pellejo. No desean estar del lado de la derrota cuando sus carreras son exitosas.

Del Solar se siente solo. Sin sus generales. Casi todos lo abandonaron. Ahora tiene que reclutar gente. Algunos veteranos como Ciurlizza, Salas o Alva; otros jóvenes como Zambrano y Chávez, que no tiene bagaje a nivel de selección.

Pero la consigna sólo es una: darlo todo. Hasta el agotamiento, como hizo Piero Alva. Casi sin fuerzas, pero luchando. Entreteniendo a sus rivales. Y Chávez. Bajando y apoyando a Vargas en la marca y evitando que Chacón se proyectara. La labor del jugador del Brujas fue para el aplauso.

Solano sabe que la guerra está perdida, pero se queda con el equipo porque quiere ganar una batalla. Toda la entrega de los jugadores peruanos es digna para resaltar. Fue un partido conmovedor.

Pero no podemos dejarnos engañar. Fano no pudo amortiguar una pelota con técnica. Nunca le dio dirección a la pelota con su golpe de cabeza, pese a que ganó en el salto. De La Haza estuvo muy impreciso en los servicios. No levantó la cabeza en el único remate al arco que hizo.

Quinteros sólo tocó la pelota en los dos minutos finales. Prado fue el más bajo de la defensa y sus centros muy malos. Rengifo cuando ingresó no originó una sola acción de ataque. Pero con todo eso ganamos. Logramos una victoria porque Venezuela jugó muy mal. La peor presentación de los llaneros en años.

El técnico Farías cortó el circuito de ataque al ubicar a Arango detrás de Maldonado y recostarlo a Vargas por derecha. Nunca hubo una jugada colectiva en ataque. El jugador del Mallorca estuvo perdido para beneficio peruano.

Hay que aplaudir la victoria, pero con calma. Ganarle a Venezuela no es lo mismo que jugar ante Argentina. Y allí la entrega y coraje no será todo.


    Ivlev Moscoso

    Ivlev Moscoso

    Opinión

    imoscoso@diariolaprimeraperu.com