Venenoso y caótico

Así lo definió el New York Times, el pasado 8 de noviembre del presente año, en el artículo publicado en su medio de comunicación. Vehículos desvencijados dedicados a transportar personas, circulan por los caminos polvorientos de la gran Lima, emitiendo ruidos producidos por sus fierros viejos, los pasajeros con sus nudillos blancos, se aferran por donde pueden en el interior de los vehículos.

| 19 noviembre 2011 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 980 Lecturas
980

Tubos de escape emanan humos negros que rápidamente produce tos en las personas y una lenta enfermedad en miles de citadinos. Choferes que deben tener su sistema nervioso alterado por la forma laboral que les ha tocado vivir, 6 a 7 días de la semana laborando jornadas diarias entre 12 a 14 horas, en condiciones sumamente estresantes por las características del caótico tránsito limeño. Con demasiada frecuencia encontramos a estos vehículos, entre tres y cuatro disputando la primacía en la ruta por el pasajero, están en una guerra permanente porque deben cumplir con una cuota, de lo contrario serán multados por sus empleadores. El caos vehicular es un escenario hostil motorizado para los peatones, ciclistas y moto ciclistas (2 ruedas). Puntualizan en el citado medio de comunicación que Lima es una ciudad colapsada, porque existe gran cantidad de vehículos y en su gran mayoría en estado de obsolescencia y un permanente incumplimiento de las normas de tránsito. El problema también se amplía a los taxis, estiman en 250,000 unidades dedicadas a este servicio y la mitad de ellos no registrados y grandes responsables de la congestión vehicular en la ciudad. Otro tema que resaltan es que de cada 5 personas 4 utilizan el servicio público masivo de transporte.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Federico Battifora

Rompemuelle

0.571408033371