Utopía y Cromagñon

La vida humana vale más que cualquier circunstancia y no se puede alegar que la sola negligencia exime a cualquiera de responsabilidad. Es posible que para algunos empresarios la seguridad sea un costo incómodo de asumir, es decir, la vida humana pasa a ser un valor menor porque sobre ella se erige el dinero.

| 03 setiembre 2009 12:09 AM | Columnistas y Colaboradores |1.8k Lecturas
1899

De acuerdo al artículo 1 de la Constitución, la persona humana y el respeto de su dignidad son el fin supremo de la sociedad y el Estado. Este principio rige también en los tratados internacionales de derechos humanos de los que es parte el Perú, por tanto corresponde a los jueces investigar y sancionar, de ser el caso, hechos en los que, precisamente, la vida humana ha sido afectada en su esencia por descuidos que acarrean riesgos previsibles. Esta reflexión es pertinente porque próximamente el Poder Judicial se pronunciará sobre el Amparo interpuesto por la “anulación” del proceso penal contra el dueño de la discoteca “Utopía”.

Como sabemos los padres de las víctimas del terrible incendio del 2002, llevan siete años insistiendo en la Fiscalía y el Poder Judicial para que la justicia se pronuncie sobre el fondo del asunto. Increíblemente, varios fiscales se negaron a recibir la renuncia y cuando se pudo acceder a la Justicia penal, un Hábeas Corpus, apartado de la esencia de esta institución, se interpuso en el camino desbaratando todo lo avanzado. Pese a que el procesado había fracasado antes en su intento de eludir la posibilidad de una sentencia (vía excepción de naturaleza de Acción y Amparo), un recurso que protege la libertad individual le dio la razón y truncó el proceso en curso.

Harta jurisprudencia constitucional le dan sustento a la Acción de Amparo de los deudos, pues los derechos que se invocan (acceso a la Justicia y a la verdad) son definitorios y debieran permitir que el proceso penal, desde el mismo momento en que se truncó, continúe en su curso. En realidad, durante las etapas preliminares en el Ministerio Público sucedieron una serie de medidas que afectaron los derechos de los deudos. Sin embargo, para efectos del Amparo deben contabilizarse aquellas vulneraciones directamente vinculadas con el corte del proceso penal, esto es, desde la sentencia que da razón al Hábeas Corpus a la resolución que deniega la queja.

No corresponde a quien ejerce el derecho de la crítica de las resoluciones judiciales, dilucidar responsabilidades y corregir errores judiciales, esa es tarea de jueces pero si puedo, como cualquier ciudadano, pedirle a la Justicia que actúe cabalmente y según los fines esenciales de un proceso penal, que son esclarecer los hechos y resolver subsecuentemente sobre responsabilidades relacionadas.

Recientemente en la Argentina, la Justicia condenó a 20 y 18 años respectivamente a los supuestos responsables de un incendio que destruyó 129 vidas en una discoteca llamada “República de Cromagñon. Los jueces consideraron el peligro previsible y la negligencia como causas del desastre. Los jueces argentinos nos señalan que las negligencias que significan pérdidas de vidas no deben dejarse al acaso y el olvido. No nos regocijamos en las sanciones posibles sólo aspiramos a una verdad jurisdiccional; sin perjuicio de las responsabilidades o inocencias que se deriven de los hechos.

Loading...


En este artículo: | |


...
Enrique Bernales Ballesteros

Deje un comentario