¡US$ 40,634 millones!

Es el monto actual de las reservas internacionales netas (RIN) del Banco Central de Reserva (BCRP). Son equivalentes al 30% del PBI y a dos años del total de los ingresos del gobierno peruano. Representan un monto considerable tanto en términos absolutos, relativos y en comparación a los estándares internacionales. Son un indicador de la solvencia del país para cumplir con los compromisos expresados en moneda extranjera (importaciones, cuenta de capitales y depósitos del público). Dan estabilidad. Sin embargo, estos activos netos, propiedad de todos los peruanos, no son aprovechados adecuadamente. Más que beneficiar a nuestra economía, engrosan las cuentas en bancos internacionales.

Por Diario La Primera | 27 ago 2010 |    

Las RIN se acumulan a partir de las compras de divisas que realiza el BCRP para mitigar variaciones bruscas en el tipo de cambio, evitando que el sol se aprecie más. También crecen a partir de las reservas de encaje por los depósitos en moneda extranjera en el sistema bancario y por la colocación de instrumentos de depósito en divisas a cargo de la autoridad monetaria. Hasta aquí no hay problema alguno. Los costos de las reservas internacionales, la magnitud acumulada y el uso de las RIN son asuntos de cuidado. No vamos a comentar aquí la composición entre diferentes monedas y activos como el oro.

Los costos se producen al momento de su esterilización, evitando excesos de liquidez en moneda nacional y al depositarlos en el sistema financiero internacional. Se trata de los rendimientos que se tienen que pagar para captar esos depósitos y la diferencia entre la tasa de interés internacional que nos cobran por la deuda externa y la que nos pagan por nuestros depósitos en el exterior. Estos depósitos afuera son una práctica de numerosos países, pero se trata de recursos originados en nuestro flujo económico, que ahora descansarían y se reproducirían en el sistema financiero internacional.

Hay numerosas teorías para determinar los niveles de RIN óptimas y en todas son excesivas. Todos los pasivos en moneda extranjera del sistema bancario ascienden a US$ 16,720 millones, pero las responsabilidades del BCRP serían de US$ 16,000 millones. Con otros conceptos y con análisis de riesgo tenemos reservas excedentes por alrededor de US$ 20,000 millones. Es innecesario e inviable prepagar deuda externa. Hay que seguir comprando divisas en el mercado y crear un fondo especial de inversión, operado por el BCRP o terceros. China y Corea del Sur tienen mucha experiencia aprovechando reservas para el financiamiento a su desarrollo.


    Germán Alarco Tosoni

    Germán Alarco Tosoni

    Opinión

    Profesor Universidad del Pacífico