Únete a la lucha, te necesitamos

La decisión del gobierno de profundizar el anacrónico modelo neoliberal en el 2009, nos configura un escenario de aguda confrontación, que impedirá conseguir la unidad que tanto reclama el presidente García quien, usando su vieja estrategia (la escopeta de dos cañones), expresa ante los medios de comunicación una voluntad distinta a las decisiones políticas que ejecuta, con el objetivo de beneficiar y proteger a los mismos de siempre.

| 02 enero 2009 12:01 AM | Columnistas y Colaboradores | 541 Lecturas
541

El neoliberalismo aprista no contempla soluciones al problema que se generará cuando miles de peruanos y peruanas sean despedidos o sus contratos no sean renovados, por los efectos de la crisis financiera internacional. El denominado plan anticrisis, hecho a la medida del empresariado, no resuelve la nula capacidad del Ejecutivo para promover trabajo decente, ni al reclamo por la pérdida de capacidad adquisitiva de los salarios, la disminución de derechos laborales, el alza de los precios de los alimentos, la corrupción, entre otras dificultades que afronta el ciudadano común.

Por estos motivos, las calles, en el 2009, serán el escenario donde se desarrollará la verdadera agenda nacional debido al agotamiento y pérdida de legitimidad de los espacios políticos, neutralizados y minimizados por los grupos de poder que, en alianza con el partido de gobierno, incrementan las medidas represivas para evitar que las amas de casa, obreros, taxistas, estudiantes, campesinos, desempleados, profesionales, logren el cambio social que las familias reclaman.

La CGTP tiene la responsabilidad de afrontar esta realidad fortaleciendo la defensa de los intereses de los trabajadores y promoviendo la construcción de una alternativa política para resolver el problema de fondo en el país, que es el manejo del poder, hoy en manos de políticos que defienden intereses económicos de una minoría (ricos) y que usan toda la estructura del Estado para evitar que los pobres dejen de ser pobres.

Para CGTP, lograr la unidad en la acción de los trabajadores y los movimientos sociales dispersos en el país será la base para constituir una propuesta programática y orgánica destinada a obtener soluciones concretas a los problemas de la población, además de legitimar liderazgos claros y sólidos. A esto debemos sumar el reto de estructurar medios de comunicación alternativos destinados a enfrentar a la campaña de desinformación permanente que administran la mayoría de corporaciones mediáticas. Únete a la lucha, te necesitamos.

Loading...



...

Mario Huamán Rivera

Opinión

Columnista