UNASUR: la prioridad en América del Sur

El 30 de noviembre próximo se realizará en Lima, la VI Reunión Ordinaria de jefes de Estado de UNASUR (Unión de Naciones Suramericanas). Como temas de Agenda se discutirá sobre la democracia, la integración y la inclusión social, e igualmente sobre el Protocolo de Paz, Seguridad y Cooperación entre sus 12 miembros.

| 30 noviembre 2012 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 668 Lecturas
668

Hay que poner en relieve que América Latina ha aportado ideólogos, buenas intenciones de sus pueblos, organismos representativos, burocracias especializadas, con gobiernos que han propiciado y otros que han entorpecido la integración latinoamericana. Y todo este proceso fue iniciado en 1960, con la ALALC (hoy, ALADI) y el Mercado Común Centroamericano.

Luego, aparecieron diversos organismos subregionales como la CAN (Comunidad Andina) en 1969. Luego, entre otros, en la década de 1970, el CARICOM, SELA, Parlamento Andino, Tratado de Cooperación Amazónica. En 1980 se constituyó el Grupo de Río y en 1991 el MERCOSUR (en el 2007, el Parlamento del MERCOSUR). Prosigo, en 1994, la Asociación de Estados del Caribe-AEC. En casi todos, los resultados no fueron satisfactorios. La ciudad de Cusco albergó la fundación de UNASUR, en el 2004.

Doy precisiones. La integración latinoamericana fue entendida por los gobiernos como una proliferación de organismos regionales, algunas veces con suplantación de funciones, lo que conllevó a una dispersión de esfuerzos que fueron consentidos por las diferentes burocracias que monopolizaron la integración. En todo caso, fundamento mi posición in extenso en mi libro “Globalización e integración latinoamericana” (2010, segunda edición).

De lo que se trata, en este periodo de tránsito del mundo unipolar al mundo multipolar, que ya está beneficiando a América Latina, es de fusionar los organismos de integración latinoamericana.

En esta orientación, América del Sur lo integran 12 Estados, y debe fortalecerse un solo organismo de integración, la UNASUR. Repito, fusionándose la CAN (Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú) con MERCOSUR (Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay), con la inclusión que ya existe, de Chile, Venezuela, Surinam y Guyana. Vale decir, presentarse como un bloque, con las funciones políticas, económicas, comerciales, culturales, energéticas, transportes, etc. que le asigna la Carta Constitutiva (2011) de UNASUR.

Con pragmatismo, para que la integración latinoamericana se proyecte para resultados inmediatos, y a mediano y largo plazo, deben permanecer: la OEA (para las relaciones América Latina, con Estados Unidos y Canadá), el ALBA (con sus innovaciones de sus programas de cooperación Sur-Sur), la UNASUR y la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, 33 países). Ya el Parlamento Latinoamericano ha solicitado constituirse en el Parlamento de la CELAC. Lo anterior, es una orientación válida para que América Latina se inserte mejor en la Globalización, que todavía beneficia a las Grandes Potencias. La Alianza del Pacífico, que propicia Estados Unidos, no debe de perturbar el fortalecimiento de UNASUR.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


...

Juan Mariátegui

Opinión

Internacionalista

0.978286027908