Por una ley de seguridad y salud en el trabajo

La alta informalidad laboral existente en el país viene provocando que el índice de muertes o accidentes de trabajo sigan aumentando. Asimismo, al carecerse de un registro oficial, muchos de esos fallecimientos o lesiones quedarán impunes, olvidados y las familias desamparadas, incrementándose la pobreza y los gastos que por salud pública efectúa el Estado, al carecerse de una política preventiva en Seguridad y Salud en el Trabajo.

| 05 agosto 2011 12:08 AM | Columnistas y Colaboradores | 1k Lecturas
1010

Mientras esta realidad afecta a los más pobres, la impunidad sigue favoreciendo a ciertos empresarios que incrementan sus ganancias a costa de la precarización de los puestos de trabajo y perjudicando a toda la sociedad, debido que al usar la informalidad para promover utilidades ilegales no se pagan impuestos u otros tributos al Estado, afectando los servicios públicos e incrementando la corrupción.

En ese sentido, urge que el presidente Ollanta Humala y el Congreso viabilicen la aprobación y promulgación de la Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo que se entrampó en el Parlamento por un pedido de reconsideración. Respetando los procesos parlamentarios, consideramos fundamental que se brinde prioridad a esta iniciativa para resolver el caos y calvario que viven miles de familias afectadas por la muerte o el accidente del trabajador o trabajadora.

Desde el primer proyecto de ley presentado por la Federación de Construcción Civil en el 2008 hasta la presentación de la iniciativa de la CGTP y otras federaciones, han muerto más de 150 trabajadores y trabajadoras, solo en el sector formal de la construcción. Muchos de sus familiares siguen el penoso procedimiento judicial para reclamar sus derechos.

El proyecto de ley que fue aprobado en la Comisión de Trabajo del Congreso y en el pleno anterior a finales del año pasado fue resultado del consenso alcanzado con diversas bancadas y que tiene como objetivo aplicar una política preventiva en Seguridad y Salud en el Trabajo y la creación de un Consejo Nacional Tripartito, destinado a fortalecer la aplicación de las políticas públicas que impidan más muertes y accidentes. La norma crearía también el marco legal para penalizar la violación de la ley y la afectación de la integridad del trabajador o trabajadora.

Esperamos que el Presidente, Ollanta Humala, el Ministro de Trabajo, Rudecindo Vega, y la bancada nacionalista cumplan con las familias trabajadoras. La aprobación de una Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo sería una importante señal de que la gran transformación se viene concretando.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



...

Mario Huamán Rivera

Opinión

Columnista