¿Una guerra de clases global?

La protesta global provocada por la crisis, bautizada en mi anterior artículo como un “street power” que deslegitima gobiernos es para otros analistas, particularmente norteamericanos y británicos, el inicio de una “guerra de clases global” que se está extendiendo por el mundo como consecuencia de la agudización de la crisis capitalista en los países más ricos.

| 06 setiembre 2011 12:09 AM | Columnistas y Colaboradores | 2.5k Lecturas
2541

Según ellos, se estaría cumpliendo la profecía de Marx de que será en los países capitalistas más adelantados donde se desarrollará una lucha para terminar con el darwinismo social del actual capitalismo global.

Sin embargo, los autores no señalan que la protesta en los países capitalistas desarrollados no está liderada como lo imaginaba Marx por el proletariado porque éste ha perdido poder político, debido a una revolución tecnológica que ahorra mano de obra y desproletariza; y que por lo tanto, el liderazgo de la protesta en los países ricos lo tiene hoy la pequeña burguesía que ha perdido con la crisis propiedades, empleos e ingresos.

Tampoco señalan que en los países capitalistas desarrollados la protesta es una indignación de las clases medias por la pérdida de su capacidad para seguir consumiendo, como antes o más, pero sin tratar de cambiar la propiedad de los medios de producción. Y lo mismo pasa en los países subdesarrollados donde la protesta es para lograr inclusión social para satisfacer necesidades básicas y también consumir más.

Todos estos autores tratan la actual crisis como si fuera solo económica, en una palabra, un problema de falta de consumo global y no la crisis de una civilización urbana global que se extiende, por países ricos y pobres, consumiendo cada vez más recursos no renovables lanzando gases que contaminan y recalientan el clima del planeta.

Ni los economistas neoclásicos ni los marxistas se imaginaron una situación desastrosa ecológica como la que estamos comenzando a vivir porque creían en el progreso material sin límites de la humanidad. Los primeros a través de un enfoque individualista y los segundos a través de un enfoque colectivista.

Lo cierto es que la protesta de este naciente “street power global”, que deslegitima gobiernos por todo el mundo, no está dirigida, hasta ahora, a cambiar los patrones de consumo insostenibles de nuestra civilización urbana global.

Protestar en las sociedades ricas para consumir sin propuestas para cambiar los patrones de consumo insostenibles que éstas tienen, y que son además el paradigma mundial, no tiene nada de revolucionario. Es quedarse dentro de la ideología, hoy reaccionaria, del progreso material sin límites.

La actual protesta en las sociedades capitalistas avanzadas sigue todavía encuadrada dentro de esta ideología. No es ninguna “guerra de clases global”, sino una revuelta consumista sin revolución ecológica, que no reforma la sociedad de gran consumo capitalista y menos aun nos saca de nuestro fatal rumbo hacia una gran catástrofe ecológica.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | |


...