Un show con pájaros fruteros

Se está robando en Essalud a manos llenas. Y a manos llenas se está robando en el asunto de las concesiones carreteras. Y se ha robado en la no-reconstrucción del sur. Y se sigue robando en el asunto de las adquisiciones de bienes, las licitaciones amañadas, los terrenos e inmuebles subvaluados. Y no son “honorarios de éxito” de cien mil dólares: son decenas de millones de dólares los que se esfuman en el caso de la “Transoceánica”, por ejemplo.

Por Diario La Primera | 07 oct 2008 |    

Rómulo León es un breve pájaro frutero frente a los que trafican influencias alrededor del doctor Alan García –con su anuencia o sin ella, no se sabe a ciencia cierta todavía pero ya se sospecha y con indicios-.

Y el doctorcito Químper será ave menor frente a lo que encontraría –si quisiera- el contralor que no controla y el sistema anticorrupción que no funcionó ni funcionará para los Ugaz y afines.

A Alan García le adelantaron el viernes por la noche lo que se venía en “Cuarto Poder”. Por eso salió a decir el sábado que los corruptos no tendrán cabida en su gobierno y tatatín tatatán. Por eso habló de ratas y alimañas. Sonó como Savonarola predicando en Florencia. Zumbó como un mosquito disfrazado de DDT.

Y por eso pudo redondear el show que se armó a las 11 de la noche en Palacio (con todos los extras ya advertidos).

Darle una mano a García era de necesidad pública para un Canal que cuelga de un hilo de baba encima de un charco de inmundicias legales que tienen que ver con su compra tramposa y su más que discutible propiedad.

Y ahora nos quieren hacer creer que la corrupción estaba sólo en Perú Petro y que el doctor García reacciona como el Hombre Araña ante la podredumbre. Como si él le hiciera ascos al fujimorismo corrupto. Como si él hubiese dejado de admirar (y agradecer) a Agustín Mantilla, guardián sacrificado de parte del tesoro del pirata. Como si él no tuviese un departamento en París comprado con plata inexplicable.

Mientras tanto, la Contraloría sigue en manos de un triste maniquí que ni siquiera termina de gastar su presupuesto, los procuradores ya son casi todos apristas y los bienes públicos se siguen subastando a los amigos mientras los cajeros de Su Majestad recaudan para el futuro diferente de su acrecida familia.

Está muy bien que León Alegría y Químper sean procesados. Pero ellos representan el centaveo de la burundanga. Los mayoristas del saqueo, las grandes firmas de la cutra pública merodean Palacio y amortizan sus deudas en sus inmediaciones. Eso ya se verá. Y, por supuesto, no se verá ni en Canal 4 ni en “El Comercio” ni en “La República”, todos deudores de favores sin los cuales no serían –ni siquiera- los inquilinos precarios de la gran tele.

Cuando eso se revele –porque se va a revelar-, ¿quién dará la conferencia de prensa cerca de la medianoche? ¿Acaso Mauricio Mulder y el Apra asqueada que debería de representar?

Falta poco para saberlo.

-------------------------------------------------------------------

Posdata: La extrema paradoja de todo este asunto es que haya sido un ex ministro de Toledo el que recibiera (“de una mano anónima”) el sobre con los audios comprometedores. Porque fue Toledo quien puso a Matute en la Contraloría. Y lo puso precisamente para que casos como el de Químper pasaran piola.


    César Hildebrandt

    César Hildebrandt

    Opinión

    Columnista