Un grave error de Evo Morales

Vuelve a los caminos la marcha indígena de los amazónicos bolivianos rumbo a la Paz, comenzada el 15 de agosto, luego de la brutal represión oficial del gobierno, la caída de dos de sus ministros y el paso atrás del gobierno de Evo Morales en su decisión de acabar con esa protesta.

| 08 octubre 2011 12:10 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.1k Lecturas
1170

Del lado indígena, lo que está en juego es su derecho a defender su ¨Territorio indígena en el parque Isiboro-Sécure¨. TIPNIS, que una carretera entre Trinidad y el Chapare -zona cocalera, cercana a Cochabamba- lo partiría en dos, destruyendo la biodiversidad amazónica con sus futuros ochenta kilómetros de asentamientos agropecuarios en ambas orillas, y privaría a los indígenas de sus condiciones de vida, como miles de veces desde el siglo XVI.

Del lado del gobierno, estaría en juego un compromiso con el gobierno brasileño, pues sigue viento en popa el mega proyecto llamado ¨Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Sudametricana¨, IIRSA, con 10 grandes proyectos, acordados con todos los gobiernos de América del Sur, para que la soya brasileña llegue a través de las llamadas carreteras interoceánicas al Océano Pacífico y sea embarcada a China e India, y para que las hidroeléctricas abastezcan de energía eléctrica a las empresas y ciudades brasileñas. El beneficio principal será para Brasil, que como país tiene un proyecto nacional claramente establecido desde hace mucho tiempo, y el beneficio en letras pequeñas será para países como Bolivia, Ecuador y Perú. El rechazado proyecto de una hidroeléctrica en Inambari-Madre de Dios, forma parte de esta estrategia brasileña.

Hace 21 años, en junio de 1990, llegó la ¨Marcha por la dignidad y el territorio¨, de Trinidad, en la Amazonía, a La Paz, luego de seis semanas a pie, para decirle al gobierno social demócrata de Paz Zamora: ¨Los amazónicos existimos, somos bolivianos como el resto, somos seres humanos y queremos ser oídos en nuestro reclamo de dignidad y territorio¨. Fue un hecho histórico porque con esa marcha los indígenas comenzaron a recuperar formal y oficialmente parte de su territorio. Hoy, la marcha indígena pone en jaque al gobierno de Evo Morales, y le muestra sus graves contradicciones entre el discurso y la realidad. ¿Contó el gobierno con el acuerdo indígena para construir la carretera? Pareciera que no. ¿Tuvo voluntad de diálogo antes de reprimir como cualquiera de los gobiernos anteriores? Pareciera que no. ¿Qué fue de la bellísima frase ¨mandar obedeciendo¨, tomada de los zapatistas y repetida tantas veces por Evo Morales?, ¿dónde quedó el hermoso discurso sobre el respeto y amor por la Pacha Mama?, y ¿qué fue del Allin Kawsay en tanto protección de la Amazonía, de la biodiversidad y la vida, como alternativa a la estrategia de desarrollo capitalista de destrucción del medio ambiente?

La experiencia política en Bolivia es demasiado importante para el futuro de los pueblos indígenas en todo el continente y para sus organizaciones. Quiero creer y confiar en la capacidad de rectificación del gobierno boliviano para reconciliarse con los pueblos amazónicos, y retomar el camino de construcción de una alternativa en defensa de la vida, de la Amazonía, del medio ambiente, de la biodiversidad y en pleno respeto de los derechos de los pueblos indígenas. Las renuncias de las personas con altos cargos que discrepan de la política oficial es una buena señal, del mismo modo que la convicción indígena para defender sus condiciones de existencia.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



...

Rodrigo Montoya Rojas

“Navegar Río Arriba”

Deje un comentario

Espere...