Un nuevo fracaso de García y el APRA

Las maniobras de García y del APRA para ocultar el fracaso de su política laboral comienzan a demostrarse en las cifras gubernamentales. A pesar de estar maquilladas no pueden ocultar que las denuncias de la CGTP y diversas organizaciones sociales sobre la carencia de voluntad política para resolver el problema de una economía (neoliberal) que no genera empleo de calidad pese al incremento de las utilidades empresariales, tienen total asidero.

| 30 octubre 2009 12:10 AM | Columnistas y Colaboradores | 574 Lecturas
574

La caída del empleo urbano en -0,11%, sumada a la reducción del PBI y el despido permanente de trabajadores exponen un panorama desolador por la incapacidad del APRA y el Presidente García para generar trabajo con derechos y el incremento de los salarios, congelados a pesar de las altas cifras mostradas por la macroeconomía nacional hasta fines del 2008 (9,8%).

El olvido de la Ley General del Trabajo, el mantenimiento del abuso de las services y tercerizadoras, la imposibilidad de desafiliarse de las AFPs, la dación de normas para disminuir derechos laborales (como los decretos legislativos 1057 sobre CAS; y 1086 relativo a Pymes) y otras disposiciones impuestas por el Ejecutivo para precarizar el empleo público, a las que se suman los insultos de García y sus incoherencias discursivas resumen el fracaso del APRA y su política laboral, tan igual como ocurrió entre el 85 y 90.

Las familias trabajadoras a su vez tienen que soportar el incremento del precio de los alimentos y otros servicios básicos (luz, etc), además de los altos índices de corrupción en el aparato estatal como fueron los casos del SIS, Petroaudios, Collique, Puerto de Paita, etc, además del copamiento de los puestos públicos por familiares de dirigentes apristas, como es el caso de la nuera del siempre controversial Jorge del Castillo, conocido por sus relaciones con los corruptos Fortunato Canaán y Rómulo León, configuran que el APRA de partido político se ha convertido nuevamente en agencia de empleo para sus allegados.

A pesar del silencio mediático y las mentiras del gobierno, los trabajadores organizados en la CGTP y otros gremios en las diversas regiones del Perú, se encuentran luchando para alcanzar solución a sus problemas enfrentando a una estructura legal que beneficia a los mismos de siempre.

Esta agudización del conflicto social debe conllevarnos a respaldar en las próximas elecciones a un gobierno que cuestione el modelo económico y convoque a las fuerzas sociales para una verdadera transformación del país y resolver la crisis que heredaremos nuevamente de García y el APRA.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Mario Huamán Rivera

Opinión

Columnista