Un fondo para el clima

Las inundaciones de Pakistán dejaron nuevamente en evidencia la urgente necesidad de establecer un sistema internacional adecuado de ayuda a los países en desarrollo afectados por el cambio climático y los desastres naturales.

Por Diario La Primera | 05 set 2010 |    

Con la extensión de las inundaciones, la semana pasada, también aumentaron las estimaciones sobre el costo de la reconstrucción. El Alto Comisionado (embajador) pakistaní en Londres, Wajid Shamsul, lo había calculado a mediados de agosto en 15.000 millones de dólares.

El gobierno pakistaní estima que las inundaciones destruyeron unos 8.000 kilómetros de carreteras y vías férreas, 7.000 escuelas y más de 400 centros de salud. Para tener una idea: en la reconstrucción de unos 800 kilómetros de caminos en el Afganistán arrasado por la guerra, Estados Unidos gastó unos 500 millones de dólares.

Según un artículo del New York Times, un estudio de dos universidades de Estados Unidos estima en 7.100 millones de dólares los daños de las inundaciones. Pero es probable que estén por debajo de lo real. Otro informe cita una estimación gubernamental que los ubican entre 20.000 y 30.000 millones de dólares.

La tragedia pakistaní deja en evidencia la urgente necesidad de fondos que tienen los países en desarrollo para hacer frente a los eventos extremos vinculados al clima, un número creciente de los cuales provocados por el cambio climático.

Los gobiernos de Suiza y México invitaron esta semana a Ginebra a algunos ministros para discutir el financiamiento en materia de clima. El tema básico es la necesidad de contar con un sistema adecuado de ayuda a los países afectados por los desastres relacionados con el clima.

Hasta ahora, estos países han dependido de las donaciones y los fondos prometidos suelen ser muy escasos. Por lo tanto, las negociaciones sobre el clima deben apuntar a la creación de un sistema de financiamiento institucional adecuado. En el primer punto de la agenda se ubica un nuevo fondo para el clima.

Los países en desarrollo quieren estar bajo la autoridad de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, y no del Banco Mundial, con el cual han tenido malas experiencias.

La tragedia de Pakistán revela que los perjuicios causados por el cambio climático pueden ser muy altos. Ahora es necesario discutir seriamente el sistema de financiamiento y los montos para que los países en desarrollo tengan alguna posibilidad de sobrevivir en el futuro.


    Martin Khor

    Martin Khor

    Opinión

    Colaborador