Un balazo contra todos

Es verdad. Es necesaria y urgente una investigación para dar con los responsables de la muerte de la niña Zoraida Caso, de ocho años de edad, durante el operativo conjunto de los militares y policías en Ranrapata (Junín), que un congresista despistado calificó de “impecable”.

| 16 setiembre 2012 12:09 AM | Columnistas y Colaboradores | 730 Lecturas
730

¿Impecable? Hubo un balazo contra una niña desesperada, que es, en suma, un balazo contra todos.

Nadie puede estar contra los militares y los policías, cuyos buenos efectivos fueron parte de esa confluencia nacional que devolvió la tranquilidad en la mayor parte del país al frenar el avance sanguinario de los terroristas de Sendero Luminoso.

Sin embargo, la muerte de una niña no puede pasarse por agua tibia, y todos debemos estar de acuerdo en llegar a la verdad como una forma de rechazar los métodos de la dictadura pasada en la que morían niños, mujeres y ancianos y casi todos se mantenían calladitos.

Hay que exigir una investigación, pero hay que ser coherentes y no aprovechar un hecho lamentable para conseguir puntos políticos. Por eso, indigna escuchar a Keiko Fujimori lamentando la muerte de la niña cuando ella, hija del exdictador, se calló en todos los idiomas cuando el Grupo Colina asesinó en una casona de Barrios Altos al niño Javier Ríos, coincidentemente también de ocho años de edad.

Una niña muerta, un niño muerto, mujeres embarazas muertas, ancianos muertos, todos víctimas de una guerra que empezó en los ochenta y que hasta ahora no acaba.

La muerte de Zoraida indigna a la población de todos los colores. El que parece no conmoverse mucho, sin embargo, es el cardenal Juan Luis Cipriani, quien, aunque lamentó la muerte de la pequeña, dijo: “Las operaciones militares no pueden ser con guantes y con mandil, pidiendo permiso para entrar”.

Loading...



...

Paco Moreno (Editor)

Enfoque

pmoreno@diariolaprimeraperu.com