Un año sin sol

El título puede sonar exagerado. Lo que en realidad quiere sugerir es el primer año que se cumple el 6 de setiembre del fallecimiento del tenor Luciano Pavarotti. Me tomo la libertad de aludir al sol, ya que una frase frecuentemente expresada, en Italia, era la siguiente: “cuando Luciano Pavarotti canta, sale el sol”. Inmediatamente surge la pregunta, ¿se le recuerda sólo por el carisma o por su excelente voz? Creo que, en su caso, la popularidad y el aprecio hacia su persona se deben a un conjunto de elementos: el carisma, la interpretación solvente y de diversidad de géneros (arias, música sacra, canciones populares, etc.), su afán por difundir el ‘bel canto’ entre las masas, el éxito que significó el trío que formó con Plácido Domingo y José Carreras, además de sus conciertos bajo el rótulo de “Pavarotti and Friends”; por tanto, se convirtió en un ídolo constructivo para el público

Por Diario La Primera | 07 set 2008 |    

Recordar a Pavarotti implica escuchar su obra. Un buen disco recopilatorio, que permite introducirse en su trayectoria, es el llamado “Luciano Pavarotti: The Best” (2005). La selección no es mala. Todo lo contrario, contiene sin mentir la mayoría de las arias más importantes de la historia de la ópera. El apasionado tenor se manda con arias difíciles como “Di quella pira”, “Vesti la giubba” o “Celeste Aida”; sin decepcionar, es evidente que no busca arriesgarse en notas exigentes. El lucimiento interpretativo lo hallamos en las arias “Che gelida manina”, “La donna è mobile”, “Nessun dorma!” y la canción napolitana “O sole mio”. Los ejemplos dados reflejan el grado de impacto de Pavarotti en la gente, esas composiciones se convirtieron en hits, resultando “Nessun dorma!” de la ópera Turandot de Puccini, el tema con que se identificara al cantante italiano.

El día que murió, en YouTube se vio más de dos millones de veces el video de “Nessun dorma!” Eso no lo consigue cualquiera. Lamento que Luciano haya partido justo un 6 de setiembre, día en que celebro mi cumpleaños. Una triste coincidencia, nada más.

Referencia
Un año sin sol

    Alfonso González Vigil

    Alfonso González Vigil

    No más silencio

    Columnista