Transporte terrestre y calidad de vida

Necesitamos políticas de estado aplicadas al transporte y tránsito terrestre que respondan a los intereses de la colectividad y promuevan su modernización, desarrollando sistemas más seguros, menos contaminantes y más justos. Desde esta columna editorial que se inaugura hoy, en la página Transportes de LA PRIMERA, de la que seré el responsable. En esta, nuestra primera entrega, sugerimos realizar las siguientes acciones:

| 21 octubre 2009 12:10 AM | Columnistas y Colaboradores | 1k Lecturas
1080

Es impostergable la toma decisiones correctas y urgentes para detener el avanzado proceso de informalidad que adolece nuestro tránsito y transporte terrestre.

Las líneas de acción, teniendo en cuenta las traumáticas experiencias que actualmente vivimos, como son los severos accidentes de tránsito con sus consecuencias fatales, hacen preciso instrumentar en el corto plazo la prevención en seguridad vial, evitando que prosperen como hasta hoy, actuaciones mediáticas sin resultados concretos, propiciando un liderazgo total en seguridad vial, para transformar de forma auténtica esta agobiante realidad.

Como peruanos con un destino colectivo común, debemos aplicarnos de una vez por todas, con la asignatura pendiente sobre transporte y tránsito terrestre, temas en los que tanto el Estado, entendiéndose a éste como un ente promotor, regulador y fiscalizador que opera a través de sus autoridades de turno, como nosotros, como sociedad civil, mantenemos aún una nota desaprobatoria.

Debemos apoyar sin medias tintas la institucionalización de la actividad, para mejorar las prestaciones existentes y para mejorar los costos operativos y, como consecuencia, la rentabilidad de la actividad, ya que redundará en mejor calidad de vida para la población usuaria del transporte terrestre.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Federico Battifora

Rompemuelle