Transporte Público

Primero: Es el servicio que realizan ciudadanos para MOVILIZAR a otros ciudadanos por toda la ciudad. Segundo: Se ejecuta en la vía pública, sobre calles y avenidas de propiedad de la Ciudad, por consiguiente, de todos los ciudadanos.

| 16 agosto 2011 12:08 AM | Columnistas y Colaboradores | 871 Lecturas
871

Tercero: si es realizado por empresarios privados, es un negocio, como tal, tiene legítimos y necesarios objetivos de lograr utilidades. Cuarto: La autoridad competente tiene que cumplir con un rol diseñador, seleccionador, regulador y supervisor del cumplimiento de parte de los operadores de la normatividad vigente para tal fin, por tanto; debe ser más o tan eficiente en su función, como la que corresponde a todos los actores de esta actividad. Quinto: Debe poder sostenerse en el tiempo, esto permitirá mantener un servicio adecuado, bienestar social y seguridad ocupacional para sus pilotos y trabajadores del sistema, así mismo, rendir utilidades para que permanentemente las unidades motorizadas sean reemplazadas por lo mejor que el mundo ofrece, en cuanto a tecnología descontaminante. Sexto: Todos los operadores de este sistema deben constituirse en los abanderados de la Prevención en Seguridad Vial, deben ser los verdaderos ejemplos prácticos, para los demás actores que interactúan en la Vía Pública. Es necesario re conceptualizar esta actividad, volver a sus fuentes, entender muy bien para que sirve, entender que quienes la sustentan económicamente, deben ser los grandes privilegiados, con un correcto, seguro y adecuado servicio. La AUTORIDAD hoy más que nunca, debe ser AUTORIDAD, no hay marcha atrás, no caben los títulos y maestrías, ya sabemos todos, lo que se tiene que HACER, ya se estudió por todos los ángulos posibles esta actividad, dicho sea de paso, han costado muchos cientos de miles de dólares a la nación, pagar a los estudiosos de la PROBLEMÁTICA. También debemos puntualizar que es muy fácil fracasar como AUTORIDAD, es más fácil quizá, jugar al paternalismo, haciéndose pasar por demócratas, esta sutil diferencia es muy peligrosa y seductora a la vez. Porque hay que transformar sin parar, porque hay que trabajar con el lastre al costado, hasta que el organismo vivo que es el sistema naturalmente los rechace por innecesarios e ineficaces. Hasta mañana.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Federico Battifora

Rompemuelle