Tráfico sin estrés

Debe ser un objetivo del nuevo alcalde (SA) aspirar a obtener un tráfico sin estrés, para reducir el número de personas accidentadas y mejorar la calidad de vida de los habitantes que trabajan y viven en la ciudad.

Por Diario La Primera | 06 ago 2010 |    

Por ejemplo, suspender el uso sin justificación técnica de la colocación de rompemuelles o los ojos de gato, sin previo estudio del tránsito no se resuelve el problema central, sino que se complica más la movilidad de los vehículos motorizados y no motorizados. Lo que se tiene que hacer es contar con un equipo de ingenieros de tráfico, con conocimientos modernos de Gestión de Tránsito y velocidad. En muchas ciudades del mundo, se está produciendo un incremento importante del parque vehicular y principalmente es el vehículo particular que el ciudadano prefiere, al carecer en ciudades como Lima, por ejemplo, de un transporte público masivo, seguro, eficiente, económico y rápido. Este vehículo particular si le ofrece la comodidad de transportarse donde necesite sin dependencia. Al tener una mayor tasa de crecimiento, potencialmente contribuyen estos vehículos privados cuando están en rodamiento, a la espectacular congestión del tráfico que hoy vivimos, sin paragón en la historia de Lima Metropolitana, aumentando de paso la contaminación y por supuesto el estrés en la vía pública y más accidentes. Obviamente uno de los grandes problemas generados también entre otras causas no menos importantes, por los vehículos motorizados son los severos accidentes de tránsito, los que han alcanzado cifras demenciales en nuestra ciudad de Lima. Por consiguiente trabajar en la dirección correcta reduciendo el estrés en la vía pública va de la mano también con una disminución de kilómetros recorridos por cada vehículo motorizado, con la consiguiente disminución del consumo del combustible, con esto también mejoramos la calidad del aire y disminuiremos potencialmente los accidentes y su severidad asociada. Hasta mañana.

    Federico Battifora