Trabajaré para olvidarte

No se cansa. El lunes trabajó desde las nueve de la mañana hasta las nueve de la noche sin descanso y a la salida fue a la fiesta de cumpleaños de su antiguo enamorado que se emocionó por el detalle y se quedó hasta las tres de la mañana recordando cosas viejas.

| 05 noviembre 2011 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 1k Lecturas
1049

El martes se levantó a las ocho de la mañana a seguir trabajando como una abeja desquiciada y lo hizo sin tregua ni sosiego hasta las once de la noche, hora en que salió a conversar con su mejor amiga de las cosas que la tienen así, tan acelerada.

El miércoles salió a correr al Campo de Marte y quiso seguir dando vueltas pero se detuvo, pues le quiso dar un calambre en el muslo izquierdo y paró. Tomó un taxi hasta su casa. Se duchó y fue al trabajo donde fue la última en salir, como a la una de la mañana. El jueves llegó al trabajo a las ocho de la mañana y sus compañeros de labores empezaron a decir: “Oye, Patricia, acá no pagan horas extras”.

Ayer, viernes, trabajó al mismo ritmo y hasta el cierre de esta edición, once y treinta de la noche, seguía en el afán de producir sin distracciones de ningún tipo. Tuve la suerte de hablar con ella un momento. Tenía ojeras y el seño maltratado.

—¿Patricia, hasta qué hora te quedarás?

—Hasta que me digan que ya apagarán las luces.

—Dicen que trabajas tanto para olvidar el amor de hombre malo. ¿Es eso cierto eso?

—No.

—¿Entonces?

—Déjame trabajar, por favor.

—Bueno.

—No te vayas, ¿quién te dijo que quiero olvidar el amor de un malo?

—No te lo puedo decir.

—En realidad no es un hombre malo. Es un hombre bueno cuyo amor me hace mal. No debí enamorarme de él, pero lo hice y ahora quiero olvidarlo y lo haré trabajando duro.

—¿Trabajando lo olvidarás? Te harás millonaria.

—No sé. Lo único que quiero es olvidarlo. Mañana sábado (hoy) trabajaré hasta la medianoche y también vendré el domingo y el lunes mejoraré mi marca de esta semana. Me olvidaré de ese amor ya verás.

—Patricia, la canción dice tomaré para olvidarte.

—No, yo trabajaré para olvidarlo.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com