Tomaré para olvidarte

Rosa Escriba fue a buscar un nuevo amor un sábado por la noche después de llorar todo el día por un hombre malo, pensando en la tontería de que un clavo saca a otro clavo. Su madre le había dicho que no haga estupideces.

| 22 agosto 2012 12:08 AM | Columnistas y Colaboradores | 624 Lecturas
624

Sin embargo, ella, después de matar el tiempo en parques sedientos, jardines sin flores y cafés donde venden cervezas ancló como a las diez de la noche en una discoteca de mucha bulla y harto humo y se sintió ahí una jovencita suelta en la vida dispuesta a olvidar al maldito que le partió el corazón. Había bebido varios vasos de cerveza endulzados con Coca Cola y según ella estaba de cacería de hombres buenos que la entiendan y le hagan olvidar al hombre que no salía de los recovecos de su memoria. En la discoteca, su metro con cincuenta de estatura no llamaba la atención de los hombres; pero de pronto un jovencito alto, corpulento, de cabellos alborotados, le dijo con una voz de gallo adolescente: “¿Miga, bailas?”. Bailaron sin ritmo, descoordinados, dando vueltas en la oscuridad, tomando cerveza de cuando en cuando hasta quedar mareados en la pista. Luego, él empezó hacerle insinuaciones que ella aceptaba de buen ánimo hasta que llegaron a besarse mientras bailaban una salsa colombiana. Él se sintió feliz porque buscaba con desesperación una chica. Rosa Escriba, a su vez, sintió que había cumplido con su objetivo, sin darse cuenta aún de que el hombre que besó en la oscuridad era el hermano menor de su exnovio. Se dio cuenta al día siguiente, cuando en el Facebook confirmaba algunos datos que él le había dado la noche anterior. Su madre, volvió a decirle que no haga estupideces. Rosa Escriba cambió el número de su celular y eliminó su cuenta del Facebook para romper cualquier tipo de contacto con el medio hermano del hombre que le había hecho tanto daño y se encerró en su cuarto por varios días a llorar y a dormir, descuidando sus estudios. Su madre entonces le dijo cierta madrugada: “Hija, ya me llegaste altamente. A tu edad, las mujeres sufrimos por amor algunos días. Tú ya sufriste una semana. Hoy es lunes, y si no vas a estudiar este día, más tarde entró a tu cuarto de nuevo y si no estás lista para ir al instituto te hago olvidar al idiota de tu ex a punta de golpes”.

Loading...



...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com