Tiempo de cambios

Se requiere un país alerta para encarar los cambios necesarios que se avecinan en todo orden de cosas, hacia dentro y fuera, urgentes y prioritarios.

| 31 enero 2009 12:01 AM | Columnistas y Colaboradores | 539 Lecturas
539

La misión es poner freno a la destrucción del patrimonio natural, de la biósfera y su enorme riqueza; se requiere un abrir de ojos y entender que peligra el futuro de todos.

Es cierto que muchos luchan ya con desvelo contra la contaminación de aguas, atmósfera y suelo, la pérdida de recursos y extinción de la biodiversidad; es verdad que se siembra con alegría, educación y árboles al vuelo y se combate la miseria de dos tercios de la humanidad. Pero todo esfuerzo es aún poco y nada, la población sin conciencia del mundo aumenta a razón de cien millones por año y en el mismo tiempo 16 millones de hectáreas de bosques naturales se queman en la Tierra sin compasión; los cursos de agua han perdido pureza y vigor y convertimos nuestras cuencas en pestilentes desagües.

La presión demográfica y su efecto destructivo del entorno, no permiten ya siquiera al hombre tomar el sol, pues cada vez protege menos la débil capa de ozono; ni respirar con profundidad, pues el oxígeno está degradado; ni alimentar a nuestros hijos con los peces de los ríos y mares envenenados, ni contemplar miles de especies con cuyas imágenes soñamos y que hemos extinguido. Está en riesgo el futuro, se pierde más que acciones en la bolsa o ahorros en el banco. Es la vida misma lo que hablamos, sin enojo, ni miedo; es la muerte el adversario y solo venceremos si con decisión actuamos.

Loading...



...

Samuel Morante

Ecomundo

Columnista