The Prize

“The Prize: The Epic Quest for Oil, Money & Power”, traducible como “El Premio: la épica búsqueda de petróleo, dinero y poder”, libro escrito a inicios de los años 90 por Daniel Yergin, ganador del premio Pulitzer, narra la fascinante y por momentos túrbida historia del petróleo en el mundo, desde sus inicios en 1850 hasta 1990. Petrotech y Camisea, dignamente podrían incorporarse a una edición actualizada de “The Prize”.

| 19 febrero 2009 12:02 AM | Columnistas y Colaboradores | 713 Lecturas
713

Petrotech tiene un “Contrato de Operaciones de Exploración y Explotación por Hidrocarburos en el Zócalo Continental” suscrito con Petroperú, y está bajo sospecha de haber intervenido en espionaje telefónico vinculado al escándalo de los llamados “petroaudios”.

El 06/02/09 la prensa anunció que “Offshore International Group Inc.”, empresa con sede en Estados Unidos, había sido vendida en 900 millones de dólares al consorcio colombiano – coreano Ecopetrol – KNOC. Offshore International tiene como activo fundamental a Petrotech Peruana. Ésta inició operaciones en enero de 1994, en el Lote Z2-B, ubicado en el norte del Perú, merced al contrato con Petroperú. Hoy, el lote Z2-B produce cerca de 12,000 barriles por día; cuenta con reservas de 100 millones de barriles. Considerando una diferencia de US$ 25 por barril entre el actual precio del petróleo y el costo de extraerlo, los 100 millones de barriles en reservas representan 2,500 millones de dólares. La OPEC aspira a duplicar el actual precio del petróleo. Si lo lograse en 2 años, habría que añadir otros 4,000 millones de dólares al valor de las reservas. Restando a esas cifras lo que corresponda al fisco, se tiene una idea del valor de la empresa.

El lote Z2-B no es el único activo de Petrotech. También es concesionaria de otros 10 lotes petroleros en la zona costera del Perú. Totaliza un área en concesión de 9.5 millones de Ha (equivalente a un 8% del territorio nacional), una de las mayores superficies en concesión Costa Afuera (“Offshore”) otorgadas en Sudamérica.

El contrato Petrotech – Petroperú señala que Petroperú tiene prioridad para adquirir la participación de Petrotech, igualando las condiciones ofertadas por un tercero calificado. Indica también que la cesión debe realizarse en el Perú, bajo leyes peruanas.

Es evidente que Petrotech tiene nuevos propietarios. La lectura contextual del contrato Petroperú – Petrotech, no deja duda alguna de que se quiso pactar que un cambio de propietarios tenía que ser con arreglo a leyes peruanas. No se requiere demasiada perspicacia para entender que fue una condición sine qua non –es decir “lo tomas o lo dejas”– impuesta por la parte peruana, pensando –entre otros– en las consecuencias tributarias. La cláusula 22.1 indica expresamente: (i) que el contrato se negoció, redactó y suscribió con arreglo a las normas legales del Perú; (ii) que su contenido, interpretación, ejecución y demás consecuencias se rigen por las normas legales del Perú; (iii) que cualquier diferencia entre las partes tiene como jurisdicción a los jueces y tribunales de Lima. La cláusula 24.1 indica que si una parte incumple cualquier obligación pactada, la otra parte puede notificar el incumplimiento y deseo de terminar el contrato, salvo subsanación dentro de 60 días. Por infracción al contrato o conducta inapropiada, el gobierno puede cortar los contratos con Petrotech y transferir a Petroperú los 11 lotes entregados.

La venta sería impracticable sin el consentimiento del gobierno peruano. El Presidente de Ecopetrol y el Ministro colombiano de Minas y Energía habían previamente visitado el Perú, para conversar con sus más altas autoridades. La visita denota que: (i) entendían que era un cambio de propietario; y (ii) requería el consentimiento de las autoridades peruanas. Es impensable que se les haya dicho no y hayan actuado tomándolo por sÑ Queda la impresión de reacción tardía por desconocimiento de los antecedentes del tema y el sabor que la conducta de Petrotech estaría siendo premiada con 900 millones de dólares.

Loading...



...

Carlos Herrera Descalzi

Opinión

Columnista

Deje un comentario