Territorio y educación

Una de las variables menos consideradas en las políticas educativas es el territorio. Educar en Europa, territorialmente hablando, es distinto a educar en Sudamérica, así como educar en Cuba poco tiene que ver con educar en el Perú. Y no hablamos solamente de lo evidente, de que Europa es un territorio hegemónicamente plano y comunicado y que Cuba es un pañuelo; también que ambas realidades albergan culturas unitarias; en cambio, el territorio peruano sostiene una pluralidad cultural.

| 16 octubre 2011 12:10 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.4k Lecturas
1439

Este señalamiento, nos lleva a considerar que a nuestras políticas educativas les falta aterrizar. Una política “talla única” e importada no va con nosotros, si acomoda a la Costa no será buena para la Sierra y menos para la Selva.

Los fundamentos primigenios de la pedagogía, suponían un educando o educanda estándar, transitando por un único proceso cultural dominante; sólo recientemente, la ciencia cognitiva descubre distintos tipos de inteligencia y la sociología aporta la necesaria atención a los contextos culturales; pero, el asunto del territorio, tal como lo estamos presentando, sigue igualado a cero; es decir, se mantiene como factor marginal en la ecuación pedagógica.

La Unidad de Medición de la Calidad del Ministerio de Educación desde el 2007 realiza evaluaciones censales a nivel nacional en Comunicación y Matemáticas. Las evaluaciones, básicamente, buscan determinar qué porcentaje de estudiantes del Segundo Grado de Primaria alcanzan rendimientos adecuados para el grado. Junto con el educador L. A. Quintanilla, realizamos la elemental tarea de colocar los números de la Evaluación del 2009 en el mapa del país. Encontramos que en Comunicación el promedio en la Costa era 28.4%, en la Sierra 15.2%, en la Selva 10%; y que, en el área Matemáticas en la Costa era 17.5%, en la Sierra 10.7%, y en la Selva 5.3%.

Los números que la UMC nos entrega, sirven para medir con objetividad la calidad de nuestra Educación Básica, colegio por colegio y así, con conocimiento, proponer metas y estrategias para mejorarla. En este artículo los usaremos para sustentar la necesidad de formular, por lo menos, tres políticas educativas territoriales, correspondientes a la Costa, Sierra y Selva.

El análisis del que partimos es el siguiente: el promedio costeño es significativamente distinto al serrano y este del selvático, diferenciales suficientes que, sumadas a otras variables territoriales y culturales, nos permite afirmar que éstas regiones constituyen áreas homogéneas diferenciadas de tratamiento y, por lo tanto, según establece la doctrina del planeamiento, demandan políticas educativas también diferenciadas.

Pensamos que no son suficientes las direcciones de Educación Rural e Intercultural y Bilingüe para atacar estos problemas, se requieren nuevos enfoques conceptuales e institucionales para atender las particularidades de estas regiones geográficas en currículo, textos, infraestructura y formación docente.

Termino informando, que el área mejor educada del país no es Lima globalizada, ni el norte próspero; es el sur, conformado por Arequipa, Moquegua y Tacna con 37% en Comunicación y 25% en Matemáticas.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo:


...

Javier Sota Nadal

Opinión

Arquitecto