Tenemos que salvar a Carlitos

La vendedora de maca se levanta exactamente a las cinco de la mañana. No se demora mucho para vestirse porque acostumbra dejar todo listo la noche anterior: las zapatillas de tenis, las medias deportivas, el jean a la medida, la trusa de algodón, el sostén también de algodón, el polo ligero. En la combi, tiene que pagar tres pasajes porque los paquetes de las botellas de maca y los panes de manteca ocupan dos asientos traseros de la combi. Vive en Comas y trabaja en la cuadra 15 de la avenida Brasil. A cada rato repite: “Dios mío, ayúdame a salvar a Carlitos”.

| 18 diciembre 2012 12:12 AM | Columnistas y Colaboradores | 704 Lecturas
704

Su labor consiste en vender una botellita de maca de medio litro y cuatro panes de manteca embolsados a dos soles. Los semáforos en rojo son sus mejores aliados y ruega siempre para que los choferes, los cobradores y los pasajeros de aquella avenida pasen por la cuadra 15 con un hambre voraz. No es que le gusta su trabajo, pero lo tiene que hacer de todas maneras. Cuando un chofer agresivo le grita: “Sal de ahí, chibola”, ella dice en voz baja: “Dios mío, ayúdame a salvar a Carlitos”. Hay días que llega a vender 200 botellitas de maca y alrededor de 120 bolsitas de panes de manteca. Pero las ganancias jamás son suficientes. Carlitos padece de leucemia y todo el dinero que puede conseguir se esfuma rápidamente. La vendedora de maca ha cumplido apenas 22 años de edad y nadie sabe de dónde saca las fuerzas para trabajar tanto. Nadie sabe tampoco dónde está el padre de Carlitos.

Después de vender botellitas de maca, alrededor de las nueve de la mañana, tiene que ir corriendo para atender una botica de la avenida Arnaldo Márquez. Ahí se queda hasta las diez de la noche. Cuando llega a su casa, como a las 11, Carlitos casi siempre está dormido. Su madre, que ayuda a cuidarlo, le dice casi siempre: “Hija, tienes que descansar al menos un día a la semana”; y la vendedora de maca casi siempre responde: “No puedo, mamá, ya te dije, tenemos que juntar el dinero para salvar a Carlitos”.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com