¿Tea Party económico local?

El decano de la prensa nacional no deja de asombrarnos todas las semanas. Acaba de iniciar una campaña para que se reduzcan los impuestos, ya que -a su juicio- hay que liberar al sector privado de la pesada carga a la que está sometido. En un editorial, señala que la presión tributaria peruana está por encima de los estándares internacionales. Luego, promueve que podría ser recomendable reducir impuestos debido al elevado superávit fiscal del gobierno. Por otra parte, haciendo frente al señalamiento del ministro de Relaciones Exteriores de que el Perú es uno de los países más desiguales de la región concluye que es absurdo criticar al modelo económico solo porque se quiera aún más igualdad -que no es crucial para ellos-, ya que lo importante es la mejora del nivel de vida de la población.

| 19 octubre 2012 12:10 AM | Columnistas y Colaboradores | 915 Lecturas
915

Es insólito que todo el sector público no financiero del Perú haya generado superávits fiscales de 7.2% y 6.9% del PBI durante el primer y segundo trimestre del 2012. Sin embargo, esto solo refleja la incompetencia de nuestras autoridades económicas y no es argumento alguno para proponer la reducción de impuestos frente a las elevadas necesidades del país. Por otra parte, con información oficial del BCRP, el tamaño del gobierno general de Perú fue equivalente al 20% y 21% del PBI en 2010 y 2011 respectivamente. Según el Ministerio de Hacienda de Chile, para los mismos años, este fue del 23.2% y 24.6%. La última información disponible de la OCDE nos muestra que el tamaño del Estado en las economías desarrolladas es al menos 60% más grande que el peruano. La presión tributaria promedio en 2009 fue del 33.8% del PBI, donde en Alemania el 2011 fue 36.3%, Francia neoliberal de Sarkozy 42.9%, Reino Unido 35%, Suiza 29.8%, EE.UU. 24.8%, Nueva Zelandia 31.3%, Noruega 42.8%, entre otros.

Con la información del Banco Mundial proporcionada por el Perú, el 10% de la población de más bajos ingresos ha elevado, entre 2007 y 2010, su participación en el ingreso o consumo del 1.2% al 1.4% del total nacional. Esto significa, suponiendo una población de 29 millones, que el 10% más pobre del país incrementó su ingreso per cápita de US$ 431 a US$ 686 equivalentes a pasar del nivel promedio de Burkina Faso de US$ 430 al de Bangladesh de US$ 700, mientras que el 10% más rico recibió US$ 17,689 en 2010 cercanos al PBI per cápita de la República Checa.

El decano ignora los estudios de la Universidad del Pacífico en que se recalcula las mediciones oficiales de la distribución del ingreso, que captan insuficientemente los ingresos de los sectores de más ricos de la sociedad. También omite toda la literatura internacional sobre la importancia económica, social y política de contar con una mejor distribución del ingreso. Ellos quieren, como los Tea Party estadounidenses, menos Estado y no les importa la distribución del ingreso, mientras que muchos queremos lo contrario como complemento indispensable a la adecuada operación del sector privado.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Germán Alarco Tosoni

Opinión

Profesor Universidad del Pacífico