Por sus asistentes

Tras el partido ante Grecia, Maradona dijo en conferencia que consultó a sus dos asistentes sobre quién podía reemplazar a Diego Milito. Ambos le dieron el nombre de Higuaín, entonces Maradona ordenó que se cambiara Martín Palermo porque había decidido que entre.

Por Diario La Primera | 28 jul 2010 |    

Maradona lo decía riendo. Como si fuese un niño o un aficionado. Encima agregó que le estaba “ganando” a sus asistentes 1-0 por haber acertado con Palermo. Como se recuerda el delantero del Boca anotó el segundo tanto a Grecia con el cual ganaron 2-0.

Cuando escuché ello, me convencí de que Maradona no podía ser el técnico de su selección. Porque estaba actuando sin profesionalismo.

Maradona cree que poner a un jugador es un albur. Es como jugar una lotería. Como puso a Palermo y anotó, entonces Diego ganó sobre sus dos colaboradores. Por estos mismos asistentes a los que no hace caso, Maradona dice que se va. La dirigencia argentina quiere que Diego aprenda algo de fútbol y por eso le buscaba nombres para que estén a su espalda asesorándolo.

Pero Diego no quiere asistentes, quiere títeres y como se cree Dios entonces dice que no acepta intromisión.

El pueblo argentino seguramente le tiene un cariño especial a Maradona. Su magia lo llevó a ganar una Copa del Mundo. Pero no pueden hipotecar ese cariño para siempre.

Un técnico no puede estar apostando con sus asistentes quién le va a dar mayor resultado. Un técnico debe ser serio hasta en sus errores.

Maradona fue sólo una caricatura de técnico que tuvo la suerte de dirigir a jugadores dotados técnicamente.


    Ivlev Moscoso

    Ivlev Moscoso

    Opinión

    imoscoso@diariolaprimeraperu.com