¿Por quién suena el cacerolazo?

Hoy se cumplen tres años del terremoto de 7.9 grados en la escala de Richter, que dejó literalmente en ruinas varias ciudades del sur cuya reconstrucción es nula o marcha a paso de tortuga por la ineficiencia y corrupción del gobierno.

Por Diario La Primera | 15 ago 2010 |    

Sin embargo, el presidente ejecutivo del Fondo para la Reconstrucción Integral de las Zonas Afectadas por el Sismo (Forsur), ministro de Vivienda, Juan Sarmiento, es positivo y lanza cifras que rebotan contra la realidad.

“Después de tres años de arduo trabajo, con velocidad y transparencia, Forsur ha logrado culminar 331 obras por un monto 226 millones de soles y están ejecutándose 544 obras con una inversión de 600 millones. Además, hay 57 proyectos financiados por otras fuentes con una inversión de 143 millones. La suma total de la inversión asciende a más de 900 millones de soles”, dice, pero los damnificados no sienten los beneficios de estas supuestas obras gubernamentales.

Hay indignación y rabia entre los damnificados de Pisco, Chincha, Nasca, Cañete, Yauyos, Palpa, Castrovirreyna, Huaytará y Huancavelica. En Pisco hubo ya un cacerolazo y habrá más protestas todos los día. Los pobladores de distritos aledaños a las playas de Pisco, por ejemplo, aún duermen en carpas y viven en ruinas; por eso protestan.

Ocurre que las promesas incumplidas y las metidas de pata y de uña del gobierno colman la paciencia. Los damnificados no olvidan la ineficiencia del pollero Favre, de la venta a precios de escándalo de raciones al Seguro Integral de Salud (SIS) para los damnificados, donaciones foráneas mal gastadas, construcciones mal hechas, bonos solo para apristas con carné, coima, robo y pillaje y todo eso en que malos apristas son expertos.

El presidente García, quien horas después del sismo descartó que se hubiera producido una gran catástrofe, perdió, digamos, la oportunidad para demostrar que su gobierno es capaz de cicatrizar heridas de todo tipo que el terremoto dejó de un golpe brutal: 524 fallecidos, 20 mil 146 heridos, 41 mil 210 viviendas afectadas y 416 mil 218 damnificados; dolor, destrucción y llanto.

    Paco Moreno (Editor)

    Paco Moreno (Editor)

    Enfoque

    pmoreno@diariolaprimeraperu.com