Su amada jirafa

Caribeño crespo, de camisas tropicales, sandalias de peregrino y la mente ocupada en una bella mujer con la cabeza en el cielo y los pies en la tierra.

| 26 marzo 2013 12:03 AM | Columnistas y Colaboradores | 504 Lecturas
504

Aquel hombre joven, introvertido, con la familia lejos y la tristeza cerca, escribe pensando en la que va a ser su amada inmortal.

Escribe sobre los días que pasan, y sobre lo que ocurre en los días, y todo lo que pasa le recuerda a la mujer parecida a una jirafa extraña, dulce y callada, que camina como para enamorarlo más, que mira como para que él la mire más.

Enamoradísimo de la vida, aquel joven no sabe qué hacer con todo lo que se le ocurre a su mente prodigiosa, y lo que hace por las tardes es dibujar palabras en un diario de la sierra colombiana pensando en ella.

Sus amigos lo aplauden y sus maestros lo miran con esa sonrisa de aprobación del que sabe. Todo le va muy bien, pero su corazón está alborotado.

A veces, el caribeño pareciera estar triste porque su amada jirafa está lejos, en una casa alejada de todo, sin celular ni correo electrónico.

Su amor por ella es tan grande que mientras él suspira en la redacción mientras escribe, ella siente los latidos de su corazón enamorado.

El caribeño sonríe mientras escribe y sus amigos lo quieren cada día más. Sigue en lo suyo con dedicación y esmero escalando un cerro colombiano de libros. Cada día es más disciplinado y va por los vericuetos de la gran literatura y en cada paso en la senda de la soledad siente que lo acompaña su amada jirafa.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: |


...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com