Solo Transporte (3)

Finalizando mis apreciaciones sobre el debate convocado por un medio local, referidos a este tema, Susana Villarán propone reducir las licencias para las concesiones de las diferentes rutas de 380 a 300, (realmente en la práctica se sabrá el número técnico que Lima necesita para satisfacer correctamente esta necesidad) pero desde luego esto suena mucho más sensato, no se puede de un plumazo borrar un tipo de transporte que por más caótico, cumple una función.

Por Diario La Primera | 25 ago 2010 |    
Igualmente se extendería a 10,15 y 25 años el tiempo de duración de las mismas, esto lo sustentó manifestando que son más de 100,000 ciudadanos que dependen de esta actividad, yo le añadiría que son en realidad 100,000 familias o 400,000 personas como promedio dependientes. Pero también le sugiero, de salir elegida, se inicie sobre la marcha una capacitación técnica en la dirección de organizaciones a los empresarios y profesional a los pilotos de estos aspirantes a ser empresas de transporte con conductas formales, como siempre he manifestado.No solo basta con tener RUC, y créditos bancarios para decir que son formales, los fierros nuevos no son la única condición del cambio cultural que se requiere para que la transformación de esta actividad sea auténtica, le confiera al ciudadano calidad de vida y sobre todo sea sostenible en el tiempo. Así mismo, este será el camino correcto para luego con todo derecho y justicia fiscalizar con férrea disciplina sancionable las conductas incorrectas para con el usuario y un mejor y menos riesgoso desempeño en las pistas. Es correcto cuando manifiesta que la importación de automotores usados fue uno de los vehículos causales del caos que hoy se vive en este sector. Por consiguiente, debe ser suprimido de inmediato, porque el problema central que desencadenó es la informalidad aparentemente incontrolable en este sub sector de la economía. Hasta mañana.

    Federico Battifora