Solidaridad con los trabajadores portuarios

Ayer se conmemoró el Día del Trabajador Portuario, fecha en que se rinde homenaje a los ciudadanos y ciudadanas dedicados a esta actividad. Lamentablemente, a diferencia de otros años la celebración ha sido dejada de lado, debido a la compulsiva y corrupta privatización que se ha venido imponiendo en este sector estratégico perjudicando principalmente los derechos sociales y laborales de los trabajadores, además de los intereses del país.

| 11 enero 2013 12:01 AM | Columnistas y Colaboradores | 503 Lecturas
503

Atrás quedó el motivo de la celebración que fue recordar la histórica lucha de los portuarios, que el 10 de enero de 1910 realizaron una importante paralización para lograr la jornada de 8 horas de trabajo y las importantes perspectivas para un sector clave para el desarrollo y soberanía nacional. Hoy, pese a las denuncias hechas por una comisión del Congreso y el compromiso electoral del actual Mandatario de anular la privatización del Puerto del Callao, el principal terminal del Perú ha quedado bajo dominio extranjero por medio de un proceso corrupto impulsado durante el gobierno aprista.

A esto se suma el anuncio del ministro de Transportes y Comunicaciones de despedir a cientos de trabajadores, liquidando con ello a Enapu Perú y la presencia de Estado en esta importante área económica, que queda sometida a intereses comerciales ajenos a los peruanos. Debido los lesivos contratos suscritos tendremos que pagar con nuestros impuestos, las ganancias que las concesionarias no obtengan en los puertos privatizados, asegurándoles ganancias ilegítimas a los concesionarios, como ocurre en el puerto de Paita, donde no solo se han perjudicado los trabajadores sino los propios empresarios por el incremento del costo de los servicios.

La CGTP y FENTENAPU no cesarán en su lucha por la defensa de los derechos de los portuarios y continuarán con sus denuncias a nivel nacional e internacional, además de exigir al presidente, Ollanta Humala, que cumpla con su compromiso electoral expuesto ante cientos de familias de reflotar a ENAPU y recuperar los terminales portuarios concesionados de manera corrupta, como lo manifiestan los diversas investigaciones.

La corrupción en la concesión de los terminales portuarios también pretende imponerse cueste lo que cueste en la Municipalidad de Lima. La campaña de demolición se ha intensificado con la finalidad de revocar a la alcaldesa Susana Villarán aprovechando la complacencia de ciertos medios de comunicación, que como verdaderos órganos de propaganda atacan de manera permanente la gestión municipal, gracias a la extraña complacencia de los órganos electorales.

Frente a ello, la campaña por el NO sigue creciendo y convocando a más peruanos y peruanas, quienes el 17 de marzo tenemos el compromiso de evitar que la corrupción y la sinvergüencería impongan sus intereses por encima de la justa demanda de millones de familias limeñas de acceder a servicios municipales de calidad y por un verdadero cambio como lo viene desarrollando el actual gobierno de Lima.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Mario Huamán Rivera

Opinión

Columnista