Solidaridad con Javier Diez Canseco

El martes 16 de abril, a partir del mediodía, los trabajadores y trabajadoras afiliadas a la CGTP y Construcción Civil rendirán homenaje al reconocido parlamentario Javier Diez Canseco, quien se encuentra delicado de salud. Este reconocimiento es para resaltar su tenaz lucha por la justicia social y por la construcción de un Perú sin excluidos ni discriminados y que hoy se expresa en su férrea pelea contra una enfermedad, que todos sabemos no lo vencerá.

| 12 abril 2013 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 927 Lecturas
927

Describir las innumerables batallas que Javier ha desarrollado en sus más de 40 años de vida política, no alcanzaría esta columna, principalmente cuando muchas de ellas las ha realizado acompañando a los sectores sociales, siempre afectados por las decisiones de los grupos de poder económico, que en alianza con ciertos políticos de turno son los responsables hasta la actualidad de la enorme desigualdad social, que impide a millones de familias acceder a los beneficios del crecimiento económico.

La suspensión de sus actividades congresales por 90 días permitió conocer la degradación en que ha caído la política, donde la venganza está por encima de los intereses del país. Contra toda lógica, incluso del propio informe de la Comisión de Ética, las bancadas, muchas de las cuales tienen a sus prominentes líderes presos o relacionados con la corrupción, como es el caso del fujimorismo y el Apra, se confabularon para manchar la transparente trayectoria de Javier Diez Canseco. Nunca lo lograron.

En ese marco, la sentencia dictada por el Poder Judicial que anula la suspensión es una justa reivindicación y conforme lo dicen la mayoría de expertos cumple con las garantías constitucionales porque la venganza parlamentaria ha vulnerado el debido proceso y derechos que debieron protegerse y que se violentaron, además que no existen espacios de poder ajenos al control constitucional, como pretenden hacernos creer algunos congresistas para justificar esta irregularidad.

La mayoría de los parlamentarios que sentenciaron a Javier permanecen hoy en silencio frente a las acusaciones sobre la relación del Apra con el narcotráfico y el protagonismo del expresidente García, en los beneficios otorgados a los delincuentes y narcos, que son en la actualidad los principales responsables de la violencia y la inseguridad ciudadana que afectan a las familias peruanas.

Por estos motivos, no se exige al Congreso dádivas o decisiones solidarias por el estado de salud de Javier Diez Canseco sino que se respete la ley y se actúe conforme a ella, dejando de lado la venganza política que evidentemente se demuestra en la suspensión, y se disponga que el congresista recupere sus plenos derechos en el ejercicio de su función, como corresponde.

En ese contexto, el Auditorio de Construcción Civil será el escenario donde reciba el homenaje por parte de quienes siempre encontraron en Javier, el apoyo y respaldo para la defensa de sus derechos frente al abuso y la arbitrariedad. Asimismo, será la respuesta de las organizaciones sociales frente a la pretensión de ciertos congresistas que persisten en usar dicho Poder del Estado para satisfacer intereses particulares y ajenos a los objetivos nacionales.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Mario Huamán Rivera

Opinión

Columnista