Siguiendo el balance de la revocatoria

Sobre 42 distritos que componen la ciudad de Lima, 23 votaron por No y 19 por Sí. La fuerza del Sí se concentra en 9 distritos de conos que alguna época fueron de la izquierda y en tres de Lima antigua (La Victoria, Rímac y El Agustino). Además siete distritos de los balnearios del sur y norte, muchos de ellos de escasa votación. El No triunfa en 6 distritos de conos y en 16 de la Lima tradicional, donde se encuentran el Cercado y la mayor parte de los habitantes de los estratos A-B y parcialmente de C. Adicionalmente gana en dos balnearios del sur.

| 22 marzo 2013 12:03 AM | Columnistas y Colaboradores | 810 Lecturas
810

En 18 de los distritos del Sí se constata una votación cerrada por esta opción, ya que se “revocan” tanto a la alcaldesa, como a los regidores de todas las tendencias, incluidos los del PPC y al hijo de Castañeda Lossio. Solo en Santa María del Mar, distrito con poco más de 500 votantes, se aprecia un resultado en el que el Sí gana en alcaldía y regidores de Fuerza Social y el No en el resto de la cédula. El No es uniforme en 12 distritos, de manera que no se “revoca” a nadie, ni al hijo del mudo. En estos distritos están los tradicionales bastiones del PPC, que no votaron por Susana en el 2010, como Miraflores, San Isidro, La Molina, Surco, San Borja, Magdalena, San Miguel, Pueblo Libre, Lince, Barranco, Chaclacayo y Surquillo.

En otros casos se repite el escenario con la diferencia de que se revoca al mudito, es decir hay una selectividad en ese punto básico: Cercado, Chorrillos, Breña, Los Olivos, Lurigancho (Chosica). Finalmente hay casos especiales como San Juan de Miraflores donde gana el No a Susana y el Sí para todos los demás y Punta Hermosa que es el único lugar donde los “revocados” se reducen a los de Fuerza Social. Reflexionando sobre todos estos datos aproximativos se puede anotar que hubo una fuerte disciplina de voto por todo Sí y también por todo No. Ese es el aspecto principal de la votación. Salvo San Juan de Miraflores, no se ve correcciones sustanciales en las propuestas en juego por parte de los electores.

Entonces, ¿cómo explicar que 19 regidores de Fuerza Social terminen en la cuerda floja, junto al ya revocado Castañeda Pardo y el otro de Solidaridad Nacional que posiblemente también salga? La pregunta plantea un misterio pero tal vez ingrese una suma de factores: (a) intencionalidad política (en cada distrito histórico del PPC hay una pequeña fracción de votos de Sí para los regidores de Susana); (b) votos en blanco (son mucho mayores a partir del casillero 21 de la cédula), lo que se ve más en los distritos de Sí que en los de No); votos de No que solo fueron para Villarán, dejando el resto de la cédula en blanco.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista