Sí, cuñao

Me excita analizar portadas, titulares, gorritos y todo tipo de técnica periodística que se utiliza en la prensa escrita.

Por Diario La Primera | 18 marzo 2009 |  740 
740  

Me vacilo más que escuchando una conversa del padre Oviedo o una disertación lingüística de Marco Aurelio Denegri. En el campo de batalla (el quiosco), varios de esos escritos merecen, según su credibilidad, un cachoso “Sí, cuñao”. Trome pregunta a Cronwell sobre la frágil Eva María Abad: “¿Alguna vez consumieron cocaína juntos? Él responde: Yo no consumo drogas y jamás incitaría a otra persona que lo haga. Tampoco la vi hacerlo”. Sí, cuñao. En Nuevo Ojo, sobre Claudio Pizarro: “Denuncia de esposa de su socio Carlos Delgado lo implica como evasor de impuestos en compra y venta de jugadores. Pena de cárcel podría ser hasta de 20 años – Sí, cuñao; en este Perú los ricos y poderosos y pitucos no pisan reja, pe ¿o no, GDP? En política, de Expreso: “Simon jala las orejas a Congreso por lentitud (Gobierno dicta decreto para dictar obras)”. Sí, cuñao, que Yehude se ve con Dumbo y si jala las orejas a los sordos es vano oficio. La República: “Chemo quiere salir del fondo”: Sí, cuñao, no existe fútbol de mayores en eliminatorias, primo, ahí nomás. Perú 21: “Keiko Fujimori y Humala se disputan niveles E y D”. Sí, cuñao, pero bien que la ponen a la china delante y el otro parece susurrarle la oreja. Vestos. Para resaltar: hace tiempo no leía una M puesta con todas sus letras en una portada, como pasó en el Perú 21 de ayer. Aprendan de la República, oes: “algunos peruanos son una m…”. Así, con sus suspensivos, pes, take ¿Por qué repetir lo del necio? “Se fue de boca” y listo. Fue una clase de monitoreo de medios tradicionales de su malapalabrero, con el gentil auspicio de: un kiosquito de Surco por el mercadito (Donde conseguí una revista llamada Vaho y después les cuento el porqué). Saludos, killers.

Referencia
Propia



    Luis Torres Montero

    Luis Torres Montero

    Malas palabras

    www.malaspalabras.pe

    Loading...

    Deje un comentario