Será un gran Papa

Mi primera impresión del nuevo Papa, Jorge Mario Bergoglio, al despejarse la cortina e ir al balcón, es que es una persona tranquila y sencilla. Se le vio algo nervioso, seguro abrumado con la responsabilidad de guiar a más de 1 millón 200 mil católicos.

| 17 marzo 2013 12:03 AM | Columnistas y Colaboradores | 628 Lecturas
628

Destacó que sea argentino, de la región más católica del mundo. Primer Papa de este continente.

Sobresale también el nombre que tomó: Francisco I, un título místico, la Iglesia que piensa en primer lugar en los olvidados, en los pobres de espíritu. En reanudar los pasos de San Francisco de Asís, obediencia, pobreza y oración. Imitar a Cristo y vivir como él.

Sorprende, asimismo, que provenga de la Compañía de la Jesús (S.J.). La Iglesia es sabia y el Espíritu Santo ilumina. Los dos últimos papas, Juan Pablo II y Benedicto XVI, habían pedido públicamente a los jesuitas fidelidad a la Iglesia y a su doctrina. Quién mejor que un sacerdote de origen jesuita, y todavía de correcta doctrina (como la del recordado arzobispo Ricardo Durand), que corrija a un jesuita. Pero hoy no es hora de mencionar divergencias. Pudo haber escogido el nombre de San Ignacio, fundador de la S.J., pero se notó su inclinación a la unidad y sencillez, gran sabiduría.

Honor, orgullo y salvación que el Papa rece por nosotros, pero él con humildad pidió que recemos por él. Tiene la sonrisa del “Papa Bueno” Juan XXIII. Todos estos detalles retratan al nuevo Papa, garantizado que sea un gran Papa.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Ricardo Sánchez-Serra

Opinión

Periodista

0.599215984344