¿Senderistas los del VRAE?

1.- El Partido Comunista del Perú-Sendero Luminoso, el que estremeció al país durante los años 80-92 del siglo pasado, fue un proyecto subversivo y terrorista profundamente ideologizado. De ahí la inusitada fortaleza mostrada. Se reconocía como el faro de la revolución mundial (ya muerto Mao en 1976) y principal trinchera en la lucha contra “el perro de Teng Siao Ping” y el golpe militar de Hua Kuo Feng (1977) que reivindicó a Teng.

| 16 abril 2012 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.6k Lecturas
1686

Todo lo anterior no es historia hueca para nosotros. El senderismo inició su lucha armada en mayo de 1980, colgando perros muertos de los postes del alumbrado en la capital. Y otros despistados creían que las pintas contra Hua Kuo Feng aparecidas en el centro de Lima eran alusión a una huelga en los chifas. También, se caracterizó por su lucha irreconciliable contra el “revisionismo” (participación en las elecciones), por eso su demencial accionar en épocas electorales. En este ambiente ideológico es que se construyó “la jefatura del presidente Gonzalo” y el fanatismo de sus militantes.

2.- La estrategia senderista tenía como objetivo destruir a las FFAA para capturar el poder e instaurar la dictadura del proletariado, y de allí expandir la revolución mundial. Para ellos, lo esencial era ir construyendo su llamada “república de la Nueva Democracia” en el campo, (expresión de su dictadura y del ajusticiamiento a sus opositores). Sus grandes enemigos a derrotar eran el imperialismo, el capitalismo burocrático y el feudalismo. Por eso perpetraban atentados contra la empresas extranjeras, dinamitaban los tractores del Ministerio de Agricultura y ajusticiaban a los pocos hacendados serranos que no habían huido a las ciudades.

3.- Militarmente hablando, su estrategia era la empleada por Mao en la primera guerra civil revolucionaria china (1928-35), es decir, desenvolver su accionar armado para crear sus “bases de apoyo” (donde el ejército enemigo no podía ingresar porque allí ya existía el “nuevo estado”). Eran seguidores de la tesis que el partido siempre manda al fusil. La crítica al “guerrillerismo errante” y a los “militarejos” (aquellos que creían más en el fusil que en el partido) fue fulminante y sin lugar a discusión.

4.- La banda armada de los hermanos Quispe Palomino, que actúa en el VRAE, hace tiempo que renegaron del senderismo y del “pensamiento Gonzalo”, de sus objetivos y estrategias; la de antes y la del Movadef. Son otra cosa. Usan armas pero para otros fines. No se plantean capturar el poder y les importa un pepino la situación mundial. No les interesa cercar ciudad alguna, sí garantizar las rutas de la droga. Solo piensan en el poder que les da su capacidad de fuego, la sorpresa y la emboscada. Hacen alarde de sus armas, pero en realidad son estratégicamente débiles. Su derrota es cuestión de tiempo.

Utilizan cierta terminología maoísta como una coartada. Despliegan su accionar armado al amparo del hábitat violento de la economía ilegal del narcotráfico. Y saben, ahí sí, desenvolverse como pez en el agua. El narcotráfico es la pecera. La corrupción de las autoridades civiles y uniformadas es un activo a su favor. Para el clan familiar, el balance costo-beneficio, en dinero, es muy importante. En este sentido, expresan un modus operandi más acorde con los tiempos. Pero, no nos hagamos ilusiones, será una larga lucha; secar la pecera es la condición para su derrota definitiva.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo:


...

Carlos Tapia

Opinión

Columnista

Deje un comentario