Por qué se fue Mekler

Hace unos días apareció un documento que confirmaba una alianza del Partido Nacionalista con una serie de organizaciones de la izquierda marxista.

| 02 octubre 2009 12:10 AM | Columnistas y Colaboradores | 852 Lecturas
852

El asesor en jefe de Ollanta Humala, Carlos Tapia, confirmó la existencia de ese documento a la mañana siguiente en un programa de TV.

Isaac Mekler, congresista nacionalista hasta el día de ayer, consideró que esa alianza es suicida.

-Siempre hemos sido una izquierda distinta -me dijo anoche Mekler-. ¿Qué tenemos que hacer con Patria Roja, Patria Libre, el Partido Comunista o el Focep?

Cuando le pregunté si era la razón principal de su renuncia Mekler me dijo que, en efecto, era esa la razón más importante.

-¿Y por qué no renunció en ese momento? –alcancé a decirle.

-Porque quise primero discutir el asunto a nivel interno. Y lo que pasa es que toda discusión sobre línea o programa se ha convertido en algo imposible dentro del Partido Nacionalista –dijo Mekler.

El congresista renunciante quiso ayer mismo, antes de la conferencia de prensa convocada para anunciar su gesto, hablar con Ollanta Humala. El líder del Partido Nacionalista le mandó decir con una secretaria que hablara con Marisol Espinoza, la vocero congresal del partido.

“Le expliqué a la secretaria que se trataba de mi relación con el partido”, dice Mekler.

Lo cierto es que Mekler y Humala no han tenido un encuentro personal desde el mes de julio.

La última vez que se vieron discutieron en relación al insólito nombramiento de Juvenal Silva en la Comisión de Transportes. Mekler no estaba de acuerdo con ese nombramiento y se lo dijo a Humala. El caudillo etnocacerista pareció molestarse.

Otras fuentes confirmaron a este periodista que la democracia interna en el Partido Nacionalista brilla por su ausencia.

La bancada congresal, por ejemplo, no participa en ninguna decisión importante.

Y ahora les han quitado a los congresistas la jurisdicción que tenían sobre sus regiones. Otra gente habrá de sustituirlos.

Mekler, que estaba encargado de la región Callao, piensa que esos sustitutos vendrán de las tiendas de la izquierda marxista con las que Humala ha decidido aliarse, en primera instancia, para enfrentar las elecciones municipales de Lima (bajo el lema “Lima para todos”).

“Ollanta es una buena persona, y yo le debo el cargo, pero ahora está secuestrado por Carlos Tapia”, me dijo Mekler.

Todo apunta a que Tapia, autor de algunos de los más delirantes puntos de vista en relación al peligro que representa Sendero, ha convencido a Humala de que la única salida es sumar esfuerzos.

En este caso, Humala debería mirar con lupa el infinitivo “sumar”.

¿Cuánto sumarán, en votos, Patria Libre, Patria Roja, Partido Comunista o Focep?

No vaya a ser que las expectativas sean tan grandes como ciertos apetitos y los resultados sean tan magros como ciertas asistencias.

Además, es claro que hay un asunto de principios. Patria Libre es una organización próxima al MRTA (aunque lo niegue formalmente). ¿Qué puede sacar Humala de tal promiscuidad? Y, más allá, de las melancolías y de los muros derribados, ¿qué es el PC sino un nombre polvoriento? ¿Y alguien ve a ese gran hombre que es Genaro Ledesma levantando las masas en Vitarte?

Quizá sea que el cura Marco Arana, que disputa la misma clientela, ha terminado asustando a Humala. Y que, antes del supuesto zarpazo aranista, Humala, digitado por Tapia, haya decidido aliarse con este cementerio de acrónimos.

Pero un consejero menos ciego y más leído que Tapia le podría decir a Humala qué pasa con las organizaciones que pierden identidad y perfil y apuestan al cambalache sin principios.

Eso de “partido nacionalista” será duro de admitir después de una alianza con Patria Roja, entidad ligada al Partido Comunista Chino, inventor de esa fórmula que ni Marx pudo prever: dictadura de partido “proletario” y capitalismo salvaje, todo a la vez.

------------------------------------------------------

Posdata: tardíamente, agradezco las muestras públicas de solidaridad de Augusto Álvarez Rodrich, Maritza Espinoza, Patricia Salinas, Efraín Rúa, Jorge Bruce y las privadas de muchos otros colegas


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

César Hildebrandt

Opinión

Columnista

Deje un comentario