Se acabó la basura

Un cable informa que se acabó la basura en Suecia y, aunque suene increíble, esto no es una buena noticia para este país, pues ahí usan los desperdicios para generar energía para la calefacción. Estas cosas pasan en países del primer mundo que han aprendido a usar lo que aquí es todavía un estorbo contaminante.

| 06 noviembre 2012 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 899 Lecturas
899

Hace algunos años, Surco empezó con el tratamiento de los desperdicios con buenos resultados, pero esta iniciativa se quedó ahí, con algunas imitaciones en algunos distritos. Algunos distritos educan en reciclaje, en la separación de desperdicios; pero nada más. La basura sigue siendo aquí lo que simboliza, desperdicio que puede provocar un foco contagioso. Aquí la basura recuerda a muchas cosas desagradables, por ejemplo, a los cerros gigantescos de desperdicios que se juntaban cerca de La Parada. El diccionario nos dice que es la suciedad o cosa que ensucia; residuos y otros desperdicios; lugar donde se tiran esos residuos y desperdicios; el estiércol de las caballerías; cosa repugnante o despreciable.

Pero también se les dice basura a los hombres que hacen sufrir a las mujeres de buen corazón. “Una basura” también es el desgraciado que es capaz de golpear a un hombre caído. Los delincuentes dicen “soy una basura y qué”. Un amigo me indica que en su barrio hay un chico casi desquiciado al que le gusta que le digan “basura”. Es basura también la mala comida que malogra los estómagos en la ciudad. Pero volvamos a la noticia del cable. En suecia han decidido importar basura de varios países europeos, como Noruega, para tener energía para las calefacciones. Mientras tanto, los suecos dicen apenados: se acabó la basura.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com