Sadomasoquismo económico

Hace unas semanas, los aviones comenzaron a retrasarse en los Estados Unidos debido a la disminución de los servicios de los controladores de vuelos como consecuencia del “secuestro fiscal”.

| 07 mayo 2013 12:05 AM | Columnistas y Colaboradores | 1k Lecturas
1015

Así se llaman los cortes automáticos establecidos en todos los sectores del presupuesto de los Estados Unidos, como resultado de la falta de un acuerdo sobre la política fiscal, entre Obama y los republicanos.

La protesta ante este retraso hizo volver a la realidad a los republicanos y a Obama, quienes por primera vez se pusieron de acuerdo y promulgaron una ley especial que desconoció el secuestro y proporcionó los recursos necesarios para pagar a los controladores.

Este secuestro automático parece ser un absurdo contagio de la epidemia de austeridad europea que ha probado que no funciona, excepto para crear más desempleo y más recesión.

Una austeridad que en verdad no es otra cosa que un sadomasoquismo económico basado en percepciones ideológicas y religiosas inaplicables.

La ideología neoliberal plantea que los cortes severos en el gasto público son necesarios porque van a promover la inversión privada. Algo totalmente falso, porque después de cuatro años de severa austeridad fiscal, el PBI de la Unión Europea sigue reduciéndose, incluyendo el PBI del acreedor principal, Alemania, hoy contraído en un 06%.

También esta austeridad sadomasoquista tiene connotaciones religiosas porque obedece a una visión protestante del principal acreedor europeo, Alemania, que consiste en creer que: los que viven más allá de sus medios se endeudan, pecan, tienen culpa y deben sufrir para pagar sus deudas. En alemán, schuld significa deuda y culpa a la vez.

Esta visión bíblica puede ser aplicable a las personas, pero no a los países, porque en las economías nacionales, como dice Paul Krugman: “mi gasto es tu ingreso y mi ingreso es tu gasto”. Y si se aplica austeridad nacional a ambos se cae la economía, nunca se sale de la crisis.

Así, esta austeridad que se impone con sadismo a los países deudores, es a la vez masoquista porque hace sufrir también a los acreedores. Si todos los países establecen una austeridad severa al mismo tiempo, todos pierden. Y es por esto que el PBI de la Unión Europea sigue bajando y el desempleo y la protesta social creciendo.

Este sadomasoquismo económico sin racionalidad que afecta a deudores y acreedores y que no diferencia moralmente entre economía personal y economía nacional, y por ende entre ricos y pobres, está creando un abismo social.

Hoy la austeridad le hace cosquillas a los ricos y a la minoría con altos ingresos, pero está sacrificando, en Estados Unidos y Europa, a tres generaciones de la clase media. La primera son los padres que tienen hoy que mantener a los hijos que no consiguen empleo, la segunda son los hijos desempleados, y la tercera los niños de estos últimos que crecerán con menos bienestar que sus abuelos y sus padres.

Lo notorio de esta austeridad sadomasoquista, que imponen los políticos alemanes a sus deudores, es que ellos no recuerdan que cuando Alemania quedó hecho trizas, después de la Segunda Guerra Mundial, los aliados le cancelaron el 93% de su deuda. Y no solo eso, sino que además los Estados Unidos los benefició con el Plan Marshall, que fue lo que impulsó el “milagro alemán”.

Alemania es hoy el hegemón de Europa, pero no sabe liderar su hegemonía con magnanimidad. Tampoco entiende que la deuda es un contrato, que cuando sucede un evento no previsto, como la crisis mundial que provocó Wall Street, esto no es la culpa de los deudores, sino un hecho imprevisto, ante el cual debe existir la corresponsabilidad tanto del acreedor como el deudor para buscar una solución que no puede ser solo la austeridad del deudor.

En Europa y los Estados Unidos, los políticos no saben otra cosa que practicar un inmoral sadomasoquismo económico y hacer crecer así el abismo social.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...

Deje un comentario