Remanentes mineros

No hay duda que los nacionalistas han quedado desgarrados entre los trabajadores mineros que reclaman que no hayan topes en el reparto de utilidades anuales y las regiones que están en pie de lucha para que no les arrebaten el “remanente” que resulta de la aplicación de dichos topes y que se transfiere para obras. Es un conflicto en el seno del pueblo, como se decía antes, creado por el gobierno y las empresas no sólo enfrenta a dirigentes sindicales con algunos presidentes regionales, sino a trabajadores que dejan la vida en la mina y obreros de construcción civil y toca el orgullo de las provincias.

| 08 junio 2008 12:06 AM | Columnistas y Colaboradores | 489 Lecturas
489

¿Y quién alimentó la pelea? El Estado, a través de varios gobiernos, que siguieron el principio de ningún tope a las utilidades de las empreas, pero para los trabajadores mineros sí vale un límite y los contratados de la tercerización no existen; aunque hagan las mismas tareas de los otros, no tiene derecho a las utilidades. Así se disfrazó de premio a las regiones, lo que era sacar de la parte laboral lo que debía haber salido de la bárbara ganancia empresarial. Y todos pisaron el palito.

Por 300 privilegiados no vamos a dejar sin obras a la región, ha apuntado el presidente de Ancash. Los mineros no tenemos por qué pagar las obras regionales con nuestro dinero, ha contestado la Federación Minera. Y ahí las posiciones se han polarizado. Ahora, si se aprueba la ley de no tope, vamos a asistir a una escalada de lucha regional y, si no se aprueba, vamos a tener huelga minera. Lo curioso es que el gobierno está cómodo entre los dos abismos.

Los nacionalistas, que en teoría eran los mejor posicionados para entrar al tema de las ganancias excesivas de la minería de los últimos años, son los que más se han dividido en torno al tema. Unos con la Federación y otros con la región. Es decir nadie ha podido levantar una salida a través de un grupo de diálogo de los sectores implicados que fuerce al gobierno y a las empresas a aceptar tres compromisos concretos: (1) reparto de utilidades sin topes para los mineros; (2) incorporación a este reparto a los trabajadores de empresas de tercerización y services que participan del trabajo minero; (3) restitución a las regiones del porcentaje sobre las utilidades recibido durante el año 2007, como contribución especial de las empresas para la infraestructura regional.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista