Regresión

Si alguien todavía cree que lo que podría pasar el domingo si gana el Sí, sería que después de un cierto desorden de algunos meses (quizás más de un año), volveremos adonde estábamos en el 2010, cuando Castañeda abandonó el municipio para postular a la presidencia sin dejar sucesores, y que empezaríamos de nuevo con los by passes y viaductos que entusiasman tanto a la gente, tal vez no esté calando en la que puede ser la magnitud de la regresión.

| 13 marzo 2013 12:03 AM | Columnistas y Colaboradores | 807 Lecturas
807
-.-

Veamos algo de eso

En lo político, el mensaje principal es a Humala para decirle que si no hubiese hecho las concesiones que hizo, hoy la situación sería ingobernable por la oposición política, económica y periodística, y que en adelante tendrá que someterse aún más a los que ahora se exhibirán también como ganadores de elecciones.

Pero junto a esta idea, está que quien se impuso aquí fue una coalición del APRA, Solidaridad Nacional y fujimorismo, es decir la DBA más conspicua, la que por este camino habría iniciado la ruta hacia el gobierno del 2016, sin caviares, izquierdistas, toledistas y otras variantes por el estilo. El lugar del PPC y PPK todavía estaría por verse.

La tercera idea política que está obviamente escondida es que lo que se viene es autoritarismo del duro. No solo por la prédica fuji-aprista de que todo se arregla con mayor penalización, y por el estilo impenetrable y frío de Castañeda, sino porque después de haberle levantado todas las exclusas al caos en la ciudad lo que ocurrirá inmediatamente es que Rau Rau y toda la fauna de empresarios microbuseros, así como los desalojados de La Parada y muchos otros, se sentirán ganadores.

Pero que nadie crea que si el “Mudo” regresa al gobierno de la ciudad, lo hará con espíritu de diálogo o de aguantar que cada quien imponga sus leyes. Por lo que veremos enfrentamientos mucho peores de los que se vieron estos dos años. Y eso apuntará a marcar como se tratarán los conflictos sociales en el interior del país a partir de las siguientes elecciones generales.

En lo moral, sin embargo, será donde más se habrá retrocedido. El brote machista del final de campaña, nos dice que nos están probando para que aceptemos que la prédica sobre los derechos de las mujeres carece de mayoría social y que lo que viene para adelante es una mayor tolerancia al maltrato físico y verbal por razón de género. Lo mismo en el tema de la comunidad gay y es probable que el desmadre vaya ampliándose a otros campos. Pero todo esto además acompañado por un sistema de mentira en campaña nunca antes visto. Ya sabíamos que los candidatos prometen y no cumplen, pero no de revocadores que nos tomen por estúpidos como en el último debate…

Todo esto si gana el Sí, digo es un decir. ◘

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: | |


...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista

Deje un comentario

Espere...