Reformemos itp y SANIPES

El Instituto Tecnológico Pesquero (ITP), a través de su dependiente Servicio Nacional de Sanidad Pesquera (SANIPES), sólo se limita a cotejar las certificaciones de calidad de productos pesqueros, emitidas por laboratorios privados, y luego expedir las autorizaciones para su comercialización y exportación, sin tener atribuciones para objetar los análisis o comprobación de calidad. Pese a su limitada función, SANIPES ha afectado permanentemente a las pequeñas y medianas empresas pesqueras por motivos de formas, pero no por la calidad de sus productos, paralizando y entorpeciendo infinidad de embarques, mientras asistía prontamente y con singular esmero a los grandes grupos industriales. Hasta las inspecciones, habilitaciones y control sanitario de las unidades operativas, han servido para abusar y hasta extorsionar a modestos gestores de la actividad pesquera.

| 03 diciembre 2011 12:12 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.4k Lecturas
1407
-.-

La ausencia de un lenguaje amistoso y convincente, así como del comportamiento orientador que debe primar en los funcionarios públicos, ha provocado un innecesario enfrentamiento entre las autoridades de SANIPES y empresarios en proceso de desarrollo, impidiendo el avance tecnológico imprescindible que requiere el sector pesquero. Sin embargo es contradictorio y lamentable que SANIPES no exponga su beligerancia, ante el lamentable estado de los muelles artesanales, los cuales demuestran inmundicia y con claros focos de contaminación, que provocan la infección de productos pesqueros hasta con excrementos. Dichos desembarcaderos direccionados mayoritariamente por el Ministerio de la Producción y FONDEPES (Fondo de Desarrollo Pesquero), son causantes de la infinidad de alertas detectadas por la Unión Europea, y que han provocado desde el 12 de Noviembre del 2008, el cierre de dicho importante mercado para nuestros moluscos bivalvos, sin que el ITP y SANIPES apremien su mejoramiento, transferencia a los Gobiernos Regionales o concesionamiento a organizaciones privadas, y sin el sancionamiento con inhabilitaciones conforme a las normas vigentes, demandando un comportamiento ejemplar del Gobierno. ITP y SANIPES han fracasado pues hasta el momento estrepitosamente, por la incapacidad, carencia de sentido común, y falta de un comportamiento adecuado de sus directivos.

Si bien las fábricas elaboradoras, requieren optimizar sus instalaciones, es necesario precisar que las especies marinas expuestas a altas temperaturas eliminan virus y gérmenes, mientras las especies como la concha de abanico, la pota, etc., que son manipuladas en muelles carecen de un proceso equivalente, que garantice su inocuidad. Haría bien el Instituto Tecnológico Pesquero en opinar y proponer decisiones precisas y coherentes.

La reciente remoción de las autoridades en el ITP y SANIPES, en procura de un clima adecuado en el sector productivo, debe buscar dotar al órgano sanitario de un personal competente, responsable, orientador y dialogante, a fin de recobrar la imagen positiva ante los empresariados nacional e internacional.

Tan importante como la profesionalidad y títulos académicos, son la conducta, sencillez y amabilidad para atender y solucionar los requerimientos de los usuarios, verdaderos promotores de la inversión en la pesquería nacional.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: |


...

Juan Rebaza Carpio

Mirando al mar

Deje un comentario

Espere...