Reflexiones del XIII Congreso de la CGTP

Con la presencia de más de 700 delegados y delegadas nacionales y 36 internacionales mañana concluye el XIII Congreso de la CGTP con la elección de su nuevo Consejo Nacional. Como hemos referido desde el inicio del magno evento, esta actividad tiene para nosotros una extraordinaria importancia por las difíciles condiciones que afrontan los trabajadores y trabajadoras del mundo, agobiados por una crisis internacional que viene siendo utilizada como pretexto por el poder transnacional para liquidar o recortar nuestros más elementales derechos y conquistas.

| 18 noviembre 2011 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.1k Lecturas
1181

Este Congreso tiene como contexto a un nuevo gobierno progresista, encabezado por el presidente Ollanta Humala, que en sus primeros 100 días ha dado importantes señales de cambio pero que al mismo tiempo afronta enormes desafíos y compromisos, acosado por una derecha recalcitrante que no se resigna a perder sus privilegios y que pugna con todas sus fuerzas para cercar al régimen e impedir que cumpla con los compromisos adquiridos con el pueblo y los trabajadores.

Cabe mencionar, que los trabajadores y trabajadoras peruanos venimos de enfrentar a un gobierno reaccionario y corrupto, como fue el aprista, que se ensañó con los derechos de los trabajadores en su empeño de atraer las inversiones a cualquier precio. Para ello, puso en remate nuestros más valiosos recursos naturales y las empresas estratégicas. Recortó profundamente los derechos de los trabajadores, y puso al Estado al servicio de las transnacionales, concediéndoles una serie de privilegios y gollerías.

Para imponer esa nefasta política antisindical y entreguista, en los cinco años del gobierno aprista se recurrió a la represión más brutal, que ha costado la vida de 191 ciudadanos y ciudadanas. Tenemos en consecuencia, un país socialmente fracturado, con un alto grado de conflictividad social. Es uno de los grandes desafíos del actual régimen resolver los conflictos sin echar mano a la represión, restableciendo el diálogo social y tomando en cuenta a los pueblos en las grandes decisiones nacionales.

Asimismo, el Congreso nos compromete a expresar nuestra solidaridad con los trabajadores del mundo enfrentados a una brutal ofensiva flexibilizadora, que pretende descargar los efectos de la crisis capitalista en las espaldas de los trabajadores, como ocurre en Grecia, Portugal, España e Italia y en toda Europa.

También nuestra solidaridad con Cuba Socialista, demandando y exigiendo el levantamiento del criminal bloqueo imperialista; los estudiantes chilenos, que están dando un ejemplo de resistencia y firme defensa de la educación de calidad; con los Pueblos del África, el Medio Oriente, agredidos por el Imperialismo y la OTAN. Particularmente exigimos el reconocimiento de Palestina como un país soberano, y exigir el respeto a la vida de los trabajadores en Siria, además de saludar el empuje de países emergentes como la China, India y Vietnam.

Finalmente, quedamos comprometidos en afinar nuestra estrategia y táctica, para enfrentar los enormes retos y desafíos actuales, asumiendo nuestro deber de impulsar los cambios democráticos y las grandes transformaciones nacionales, por las que votaron la mayoría de los peruanos.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



...

Mario Huamán Rivera

Opinión

Columnista