Reconstrúyanse ustedes mismos

De pronto García se olvidó de la medicina que debe tomar por las mañanas para no salirse del cuadro, o quién sabe si lo que pasa es que un 30% de aprobación en las encuestas lo mete en trompo, el hecho es que hizo lo que seguramente había guardado en el pecho durante tres años: mandar a rodar a los iqueños, pisqueños, chinchanos, cañetanos y demás, con sus pedidos de reconstrucción, y les dijo que si no están reconstruidos a estas alturas es por culpa de ellos mismos y que el gobierno tiene asuntos más importantes que atender, y que sería “irresponsable” destinarles más dinero cuando hay obras de mayor prioridad como terminar el tren eléctrico en Lima antes del fin de su mandato, o reconstruir el Estadio Nacional para cuando Woodman consiga hacernos sede de algún campeonato, o derribar el aeródromo de Collique para asegurarle el negocio a Pepe Graña.

Por Diario La Primera | 18 ago 2010 |    
Los pobladores del sur chico deben haber tenido una iluminación a la luz de las palabras de Alan García y comprendido, por fin, el significado de la frase “Gracias a Dios no fue una catástrofe y no se produjo una gran mortandad”, pronunciada la misma noche de la catástrofe, por un presidente que se aprestaba a no tomarse a la tremenda lo que acababa de suceder. Luego le trasladaría a los empresarios privados la reconstrucción, ofendería a la cooperación internacional por pedirle que especifique en qué obras se usarían sus recursos y empezaría una letanía contra el “negacionismo” que no quería reconocer lo que el gobierno estaba haciendo por los damnificados. En todas estas expresiones estaba el germen de “ni un sol más para Pisco…”.

Que el gobierno no se ha estado rascando la panza, dice un ilustre panzón, que desde que ocurrió el sismo viene jugando con cifras de inversión, como si a la luz de ocho mil viviendas vueltas a levantar, sobre un total de 75 mil derrumbadas, significara algo ponerse a contar los miles de millones de soles que dicen haber gastado. Si el dato de 2,070 millones invertido fuera verdad habría que meter en la cárcel a mucha gente por ladrones o ineficientes. Pero el juego de cifras consiste en meter en un mismo saco los fondos del gobierno central, las regiones, los municipios y la cooperación internacional, las obras de reconstrucción con nuevas inversiones (por ejemplo las del Seguro Social, mientras no se reconstruyen los hospitales públicos) y las inversiones de asociación privada-estatal por concesión (aeropuerto, carreteras, turismo y otras).

Claro que para el que habita una carpa, un módulo de madera de un solo cuarto o una choza de esteras, sin servicios básicos y sin apoyo estatal, el número de millones podría ser cualquiera y seguirían pensando que han enfrentado un gobierno incompetente e indolente.

García, por cierto, no se ha quedado satisfecho con provocar a las poblaciones afectadas por el sismo del 2007. Ha ido más lejos. Ha bombardeado el diálogo que su primer ministro y consagrado marinero del régimen, Javier Velásquez, tenía convocado con los dirigentes de Pisco y otras localidades siniestradas para mañana jueves. El premier “mostrará en la pizarra lo que se ha hecho”, ha dicho, preanunciando una sesión de hueveo. Ahora, si después de esto sobreviene un nuevo conflicto, por favor, no pregunten porqué a veces hay tonos tan cargados en las protestas.

    Raúl Wiener

    Raúl Wiener

    POLITIKA

    Analista