Reality sobre ruedas

5:45 AM, 16 de agosto, Puente Nuevo, muchas cámaras y antenas, unidades móviles, todo preparado previamente, un informal SET de TV listo para transmitir en vivo y directo el Reality sobre ruedas, nerviosos reporteros y reporteras, buscando actores para esta película refrita.

Por Diario La Primera | 17 ago 2012 |    

Solo podían participar en este rodaje, los revocadores, hoy representados por los 3 gatitos, a MUY MUY no lo pude ver en el tumulto, por razones obvias, pero si vi al CALIFA CALDERON, elegantemente vestido, al cuello y corbata y recién salidito de la peluquería, ya que lo suyo es esto, mediatizar la desgracia de nuestro transporte, es tan desubicado que hasta los hombres de su seguridad o que representaban ese papel, elegantes con costosa vestimenta casual, como dirían las modistas, uno de ellos, al saco de antílope, esperando las cámaras para representar su guión, 2 ó 3 autoridades municipales, pero en especial una, María Jara, de la GTU que tuvo que escuchar insultos y groserías de un par de mujeres, también parásitas del transporte urbano, proliferando grosería y media dedicadas a Jara. Y se empezó a rodar una vez más este refrito, ante transeúntes corriendo de un lado para el otro, en busca de su movilidad, no interesaba como se transportarían, con ellos no era el asunto, solo interesaba una puerta por donde ingresar, sin importar bajo qué condiciones. Gran despliegue policial, una orquesta de canarios muy mal ensamblada que producían junto con los gritos desafinados de los cobradores pugnando por meter de cualquier forma a los que le proveen sus frejoles. La sinfonía auditiva más contaminante que se pueden imaginar, otro equipo de la policía, las tropas de asalto, listos para impedir cualquier desmán y el policía de más alto rango, en una suerte de atalaya en el campo de batalla, oteaba desde la escalera que desemboca a evitamiento. Bien parado, con 2 hombres de seguridad, uno uniformado y otro de civil, asistieron también a este rodaje, como siempre y sobre todo con la misma representación. Cuatro gatos que no desean soltar la mamadera y empleados públicos perdiendo miserablemente horas de trabajo productivo para la ciudad, por tener que hacer frente a estos caporales prepotentes y explotadores de esa gran masa de trabajadores del volante absolutamente enajenados por la necesidad y que habiendo claudicado ante tan salvaje domador, bajaron la cerviz de su libertad y dignidad como seres humanos. Hasta mañana.


    Federico Battifora