Radiografía de Gana Perú

Las noticias de esta semana dicen que el Perú cerrará el año con una balanza comercial positiva de 4,000 millones de dólares. Entre los meses de agosto y octubre, el desempleo se ha reducido a 6.2% en comparación con el último trimestre del año pasado. El Instituto ADEN señala que el Perú ocupa el octavo lugar de Latinoamérica en materia de competitividad.

| 18 noviembre 2012 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.1k Lecturas
1108

La economía va muy bien pero algo o mucho anda mal en la política. Eso preocupa y puede ser un freno –un lastre ya lo es– a la marcha del desarrollo del país.

Y lo que está en juego es la gobernabilidad que puede terminar saboteada desde el recinto parlamentario donde se ha hecho evidente la fragmentación y la ausencia de liderazgos.

La frustrada elección del Defensor del Pueblo y la sanción al congresista Diez Canseco nos anuncian que algo pasa en la bancada de Gana Perú, en el gobierno del presidente Humala y en el Parlamento. Desde mi punto de vista, se trata de la última fase de un proceso de descomposición que se venía venir.

El final de un acuerdo electoral bajo un programa de gobierno que fue cambiado por la llamada “Hoja de Ruta”. Y parece ser que esta vez no hay vuelta atrás. Primero fue Lerner; después fue Tapia, luego Lynch y ahora Diez Canseco.

Como en el arte, en la política fondo y forma se encuentran estrechamente vinculados. Representan una unidad indisoluble. ¿Cuál ha sido el escenario y cuál el mundo de las representaciones en virtud de las cuales se nos ha manifestado lo sustancial de la política?

Jaime Delgado es desautorizado por sus propios compañeros de bancada y no puede imponer un candidato a la Defensoría del Pueblo que, supuestamente, gozaba del consenso de las bancadas. Primera fisura.

La segunda, Javier Diez Canseco es sancionado con los votos de un Gana Perú partido y dividido. En el ínterin, las declaraciones van y vienen y todas ellas lo único que trasmiten es desorden. Un desorden que se extiende más allá del Parlamento. Las cárceles a punto de colapsar.

El Presidente del Poder Judicial reclama aumento y los trabajadores en huelga. El Primer Ministro se enfrenta al Poder Judicial porque no le gusta el traslado de Antauro a otro recinto penitenciario.

Nada le sale al Parlamento que se ha convertido en un circo romano donde lo único relevante parece ser la lapidación, el exterminio del enemigo y la sanción. Todos fiscalizan, todos censuran pero casi nadie legisla, con excepción de Luciana León.

La Comisiones se han convertido en una nueva forma de ejercer la función de policía. No hay funcionario que no sea citado a declarar, a explicar su proceder. Así, por ejemplo, la próxima semana Susana Villarán irá al Congreso a perder el tiempo. Tiene que explicar a los congresistas por qué las casonas antiguas de Lima se están cayendo.

¿Y lo sustantivo? Lo sustantivo debería ser una relación fluida y armónica, un diálogo público sobre cómo se deben cubrir las necesidades básicas de la población, cómo ampliar la infraestructura, qué hacer para mejorar la educación.

El crecimiento económico para ser sostenible requiere de peruanos bien educados, con capacidad para adaptarse rápidamente a los retos de un mundo en constante mutación tecnológica.

Pero lo sustantivo que refleja el acontecimiento escénico es que la ruptura de Gana Perú es prácticamente inminente. ¿O es casual la unión del agua y el aceite para sancionar a Diez Canseco? ¿No dicen que en política no hay casualidades?

Desde que el Presidente de la República decidió “administrar” el Estado renunciando a su primigenia promesa de la “gran transformación y la inclusión social”, era previsible que más temprano que tarde Gana Perú se partiría en dos como un gran iceberg sometido al calentamiento global. Porque en la política no puedes estar con Dios y con el diablo.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | |


...

Carlos Mesía

Opinión

Expresidente del Tribunal Constitucional