Quiero vivir

En el marasmo de las dos de la tarde, hora de la siesta en casi toda la quinta, Gloria Ernestina Torres Cisneros revisa un diario y se queda amarilla por el asombro cuando lee en una gacetilla de la sección Policiales: “La estudiante Gloria Ernestina Torres Cisneros (16), murió ayer en la sala de emergencias del hospital Santa Rosa. La colegiala había sido conducida por una ambulancia al nosocomio luego de ser atropellada cerca de la puerta de su colegio, por una combi manejada por un joven sin brevete y en aparente estado de ebriedad”.

Por Diario La Primera | 03 setiembre 2012 |  648 
648  

Gloria Ernestina Torres Cisneros dejó caer el periódico al piso, se sentó a pensar y de tanto hacerlo, llegó a la conclusión de que sí era posible de que había muerto en el hospital y que ya no estaba en su casa sino en algún rincón del cielo. Miró por la ventana para salir de dudas, atontada por lo que había leído y se dio cuenta de que no estaba en el cielo sino en la sala de siempre, donde todos los días duerme la siesta después del almorzar, luego de llegar del colegio.

Entonces volvió a coger el diario del piso y leyó el segundo y último párrafo de la gacetilla: “La colegiala iba a cumplir 17 años de edad este sábado. Sus vecinos de la quinta y su hermano Pepito, que le habían preparado una gran fiesta por su cumpleaños, protagonizaron en la puerta del hospital dramáticas escenas de dolor”.

Gloria Ernestina Torres Cisneros empezó a llorar. Se sumió en una profunda tristeza y creyó que en realidad había muerto y que tal vez no estaba en la sala de su casa sino en un cuarto de espera para llegar al Paraíso. Volvió a mirar por la ventana y vio a un vecino suyo vestido de negro y llorando con una corona de flores en la mano; ella gritó para que la viera viva; pero él no la escuchaba por más que vociferaba con toda la fuerza de su voz. Siguió llorando y de pronto empezó a destrozar el diario gritando: “Maldita sea, maldita sea. Quiero vivir, quiero vivir”. De pronto su hermano Pepito apareció en la escena y le dijo: “despierta, despierta” y así lo hizo.

Referencia
Propia



    El Escorpión

    El Escorpión

    El Escorpión

    elescorpion@diariolaprimeraperu.com

    Loading...

    Deje un comentario