¿Quiénes nos gobiernan?

El caso Villena tiene por lo menos dos aspectos: el que tiene que ver con la coherencia de un gobierno que, dos días antes del incidente de Arequipa, se había despachado en una entusiasta celebración contra la violencia sobre las mujeres, comprometiéndose contra el abuso; y el de las razones políticas específicas que hacen tan difícil salir del ministro matón y reemplazarlo.

| 09 diciembre 2012 12:12 AM | Columnistas y Colaboradores | 998 Lecturas
998

En el lado, llamémoslo ético, Villena ha sido liquidado al punto de tener que pasar por la vergüenza de varios autodesmentidos y diversas formas de disculpas, incluidas las del gabinete en pleno a través del premier Jiménez, y la de la primera dama, como si estos reconocimientos pudieran salvar al ministro de su inevitable destino. Obviamente Ollanta Humala guarda silencio porque no está convencido que se pueda dar por terminado el caso con meras invocaciones a hacerlo.

Cada día que pasa haciendo larga la renuncia o destitución, la gente se convence que el factor político está predominando sobre el ético, en un gobierno que ha querido venderse como pragmático y ético.

¿Cuál es el dilema? De un lado la fobia presidencial a que la salida de un ministro se convierta en una señal de que se reinicia la temporada de los cambios, justo cuando Humala había empezado a creer que el gabinete anodino de Jiménez era la fórmula exacta que estaba buscando después de Lerner y de Valdés.

De otro, porque Villena, a diferencia de otros ministros que dejaron el cargo, no es un individuo aislado que hace sus maletas y se despide. Sea como sea, el patán de los aeropuertos va a ser la primera pieza de Castilla que cae del tablero y, como lo hizo notar el inefable Fritz, de la Derecha Bruta y Achorada, el único problema que hay para reemplazarlo es que no es fácil encontrar uno exactamente igual.

Pero el tema no se agota en las cualidades singulares de un ministro que, siendo de Trabajo, es el engreído del capital. La cuestión central es el del invicto que había mantenido hasta ahora el grupo Castilla que había terminado por convencer al Presidente de que eran una maquinaria sin brecha, frente a los políticos que meten la pata con demasiada frecuencia. ¡Quién iba a imaginar que uno de los favoritos que el Ministerio de Economía transfirió a otras carteras iba a derrumbarse de la forma más lamentable!

Todas las consultas de estos días con las que se dilata el desenlace dan la impresión de tener un mar de fondo donde se está jugando el esquema de poder que se armó paso a paso en 17 meses de gobierno.

Defendiendo a Villena, el ministro Castilla se defiende a sí mismo y comprometiendo a la primera dama hace evidente la fuente más importante de su poder. Mientras Ollanta calla, lo que da la idea de indecisión en la hora difícil, pero a la vez indica que todavía no hay solución a la crisis.

Si la pregunta en medio de las marchas y contramarchas del caso Villena es ¿entonces quiénes nos gobiernan?, la respuesta no podrá ser otra que los impulsos de cada día. Ollanta puede ser el presidente de la no decisión, pero igual va a tener que hacer algo con Villena y redefinir su trato con Castilla, y eso va ocurrir en los siguientes días. Aunque usted no lo crea.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | |


...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista

0.284331083298