¿Quiénes son los verdaderos enemigos del Perú?

Usted, señor Primer Ministro, viene propalando que el paro del 9 de julio es “de los enemigos del Perú”, que es exclusivamente de la CGTP comunista, que no tiene ninguna representatividad, que es político, que no tiene ningún punto de orden laboral –porque el gobierno ha dictado normas que usted califica como una “verdadera revolución laboral”– y en el colmo de todos los colmos, que es parte de una estrategia continental para desestabilizar al “exitoso” gobierno del presidente García.

Por Diario La Primera | 04 jul 2008 |    

Permítame decirle, señor ministro, que todo ello es una mentira más grande que una catedral.

Hablemos seriamente y zanjemos de una vez por todas la cantaleta del paro político. Si usted dice que pretende desestabilizar al gobierno y debilitar la democracia, eso es falso de toda falsedad. Pero si dice que es político porque reclamamos el cambio de la política laboral, de la política privatizadora, de la política arancelaria, en fin, de la política económica excluyente que aplica este gobierno; ciertamente este paro no deja de tener connotaciones políticas.

Y, ¿qué de malo tiene eso? O es que los ciudadanos de a pie no tenemos derecho a opinar políticamente. ¿También se pretende recortarnos el derecho de opinión? ¿Quiere que soportemos sin chistar su política económica y represiva? No lo podemos permitir.

Vamos a defender las libertades democráticas que hemos conquistado con lucha y sacrificio.

Por eso demandamos al gobierno respeto a las libertades democráticas y a los derechos ciudadanos.

Este paro es en contra de la política autoritaria y represiva del gobierno y contra la criminalización de la protesta social. El saldo trágico de esa política son más de 25 compatriotas asesinados por la represión en su gobierno, algunos muertos por la espalda, para que luego el ministro del Interior diga con cinismo que los manifestantes autoeliminaron a sus compañeros. También, en aplicación de esa legislación, más de un millar de dirigentes sociales están enjuiciados, encarcelados o perseguidos.

No estamos en contra de la democracia, al contrario, apostamos por una democracia estable. Usted sabe, señor ministro, que para que haya democracia estable, gobernabilidad y paz social tiene que haber justicia económica y equidad, que con este gobierno no la hay porque ustedes gobiernan para los ricos.


    Mario Huamán Rivera

    Mario Huamán Rivera

    Opinión

    Columnista