Quién debe regular

Muchos conocen la existencia de la SUTRAN, pero pocos entienden que desde sus inicios fue decapitada en el Congreso de la República de gestión pasada, nació sin piernas y brazos, debió ser un ente regulador y solo es fiscalizador, aun así, trabaja como puede, pero esto no quita que existen momentos en la vida en la que se deben tomar decisiones en bien del todo.

| 12 abril 2012 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 827 Lecturas
827

El Estado no es una propiedad particular, somos todos los ciudadanos los que lo conformamos, somos sus propietarios, el gobierno de turno es el que ostenta la representatividad momentánea ante todos nosotros, dicho esto, creo que debemos repensar las competencias de la SUTRAN, justamente y a raíz de los últimos acontecimientos con respecto a las incongruentes normas sobre el traslado de personas por toda la patria. El subsector transporte terrestre y específicamente el de PERSONAS debe iniciar un sostenido despegue hacia la modernidad y debe llevar implícita la IMPRONTA de la SEGURIDAD ante todo, así funciona en el mundo desarrollado y cuando me refiero a mundo desarrollado quiero enfatizar a las sociedades que respetan ante todo la integridad de la persona. El transporte terrestre es una actividad económica que requiere de mucha formalidad y eficiencia y sobre todo sostenibilidad en todos sus aspectos. No se debe permitir que asuman la máxima responsabilidad política en esta actividad personas sin trayectoria en el sector, desde su Ministro hasta el último colaborador. El ninguneo político de esta actividad en el actual gobierno se evidencia con este ejemplo, a la fecha aún no se cuenta con un profesional idóneo en la Dirección General de Circulación Terrestre, por el momento existe una persona que se ha convertido en ANFIBIO ya que maneja la Dirección de Circulación Acuática y Terrestre a la vez. Lo pongo como ejemplo para que dimensionemos por qué vienen sucediendo este tipo de incoherencias que solo conducen al atraso y al conflicto. SUTRAN debió ser la entidad que gobierne el transporte terrestre y no lo ES. Los desencuentros, lo mal encarado en cuanto a competencias desde sus inicios y hoy ante la incompetencia de autoridad y conocimiento del MTC tiene que agachar la cabeza y seguir reptando ya que no puede erguirse por carecer de extremidades. Hasta mañana.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Federico Battifora

Rompemuelle