¿Quién protege a los peruanos?

En las últimas semanas y meses hemos visto con demasiada frecuencia el entierro de policías y militares víctimas de asonadas y asesinatos fraguados por delincuentes enemigos de la democracia. Asimismo, han perdido la vida civiles víctimas de criminales, asesinos, asaltantes, estafadores y maleantes dispuestos a terminar con gente de trabajo que aspira a mejorar sus condiciones de vida y las de su familia.

| 06 agosto 2009 12:08 AM | Columnistas y Colaboradores |589 Lecturas
589

En verdad, habría que culpar a muchos y sancionar a más sin caer en la paranoia de los ochenta. Las organizaciones criminales han crecido y se han sofisticado como fruto de la complicidad de la tecnología con el crimen incorporando a militares y civiles en sus negocios.

Dicen las noticias que cuatro encapuchados atacaron al hijo de un director de policía en la puerta de su casa, como resultado de este ataque un agente de la policía quedó gravemente herido. Esto puede ser por política o por drogas que empiezan por caminos distintos pero se juntan en el terrorismo final. El crecimiento del tráfico de drogas y de la drogadicción de nuestra juventud van de la mano y el número de muertos que dejan a su paso es aterrador. Los insumos para la preparación de drogas entran a las zonas cocaleras a vista y paciencia de autoridades civiles y militares. Sería trágico pero no es imposible que las organizaciones criminales estén ya con las manos puestas en la política.

Tenemos unas modestas y atrasadas Fuerzas Armadas y Policiales, con aeropuertos, aviones y helicópteros, con armas, de guerra y de defensa civil, grandes barcos y submarinos que también duermen siesta en nuestros puertos, hangares y cuarteles, pero ¿cómo está la preparación tecnológica, profesional, civil y militar de nuestros hombres y mujeres de la defensa?

O el Perú se decide a gastar más en la preparación de gente, su tecnificación y profesionalización, renunciando a las coimas, o sigue despilfarrando en armas y juegos pirotécnicos que se pasan décadas en las playas de estacionamiento, agravando la desprotección del país.

¿Si el narcotráfico y el crimen se han tecnificado y sofisticado, con el delito, por qué nuestras organizaciones protectoras de la vida y del progreso no lo han hecho igual y más, con los fondos públicos?

Loading...



...
Carlos Urrutia

Carlos Urrutia

Opinión

Columnista